¿Qué ha pasado con la casa del profesor universitario de LUZ?

Juan José Martínez / Maracaibo, Zulia / [email protected]
Aún luce totalmente devastado, luego de que esa primera arremetida de la delincuencia a la casa del profesor, abriese paso a toda la ola vandálica en el campus universitario en los últimos tres años

(Foto: José Gil)

El club de la Asociación de Profesores Universitarios del Zulia (Apuz) pasó de ser aquel recinto de eventos sociales y deportivos, a un set de una película post apocalíptica.

El 21 de septiembre de 2018, Karelys Fernández, entonces presidenta de Apuz, denunció que unos 20 delincuentes organizados en una acción tipo comando ingresaron al club "fuertemente armados" e hicieron cuanto desmanes pudieron contra la casa gremial.

Desde entonces Apuz no ha podido recuperarse. Aún luce totalmente devastado, luego de que esa primera arremetida de la delincuencia a la casa del profesor, abriese paso a toda la ola vandálica en el campus universitario en los últimos tres años.

La Verdad consultó a Molly González, quien preside la actual gestión gremial, para conocer sobre los avances que se han realizado en la casa del profesor. La docente reconoce que se hizo poco, pero no por falta de voluntad, sino por el confinamiento por la Covid-19, que "ha cercenado toda iniciativa para ir recuperando al club del profesor universitario".

“Ciertamente, las áreas externas de la Asociación de Profesores de la Universidad del Zulia (Apuz) están severamente dañadas. Lo que ha alcanzado esta gestión a resolver dentro de las instalaciones ha sido la limpieza y el acondicionamiento del edificio gremial”.

González asegura que nunca se han cruzado de brazos. “Hemos buscado inversores privados para financiar la recuperación de la casa del profesor. Pero atravesada la pandemia toda iniciativa quedó suspendida. Se tenía conversado el ingreso de un equipo deportivo para alquilar el estadio pero naturalmente con la cuarentena, las reuniones no se podían dar lo que jugó en contra nuestra esa iniciativa por el rescate de la Casa del Profesor”.

González resalta que la junta directiva ha hecho dos cosas importantes dentro de la Casa del Profesor. “La primera es mantener las instalaciones reguardadas del hampa y pese a que efectivamente no se le ha podido devolver todo el esplendor que una vez tuvo, solo han tenido el reporte de un solo robo desde que se inició el resguardo en lo que va del año, mientras que el resto del campus universitario se mantenía la ola de robos y la segunda el mantenimiento periódico del edificio”.

Sin recursos para seguir

González explica que una de las razones es "porque la gremial obtiene recursos de dos fuentes una por la asignación de los recursos federativos que tiene que ver con la firma de convenios del empleado con el empleador, en este caso, con la administración de Maduro a través de la Opsu. Esos acuerdos federativos no llegan a LUZ desde el 2018”.

“Es decir, que cuando asume la gestión tenían cero recursos y una deuda de un año en una institución que estaba totalmente abandonada” argumentó.

“La otra fuente de recursos es el aporte del profesor, al bajar los salarios, los aportes disminuyen significativamente y en vista de que ambas son nulas para el funcionamiento y mantenimiento, naturalmente no puede existir avance alguno en su total recuperación”, agregó.

González destaca que de momento, lo que se ha podido conservar en buen estado ha sido el edificio y su mobiliario a través de la limpieza periódica, "en aras de continuar haciendo algo por las instalaciones que alguna vez fue referencia en la ciudadanía en eventos sociales y deportivos".

“Aula Abierta inició un proyecto que se llama libertad de asociación y logró determinar que uno de los elementos más importantes del ataque a la libertad de asociación, es justamente el retiro de recursos”, refiere la actual presidenta de la gremial al déficit de recursos que atraviesa LUZ como parte fundamental en el desarrollo de toda actividad en el campus universitario.

“Lo que si se ha podido es resguardar en lo posible la Casa del Profesor a pesar todas las circunstancias delictivas en la ciudad y la nación, producto de las malas políticas de seguridad desde la administración regional, como el nacional”, insistió González.

Apenas para pagar a los vigilantes

La líder del gremio docente reconoce que el único dinero que entra a la actual gestión de Apuz, es para pagar la vigilancia “y ahora se agrava con el secuestro de las nóminas, ya que el aporte del profesorado también se ve confiscado, es decir, que igual será descontado pero esos recursos no van a las cuentas de la Asociación de Profesores de LUZ”.

“Ante todo esto, naturalmente responsabilizamos al gobierno de facto de lo que suceda con la Casa del Profesor de aquí en adelante, que la hemos mantenido resguardada lo mejor que se ha podido en estas circunstancias, que es uno de los elementos importantes que se ha logrado solventar en esta crisis”.

Apuz es de los profesores de LUZ

“El otro elemento que se ha podido solventar en esta crisis, lo digo con responsabilidad y es que la casa del profesor sigue siendo de los profesores de la Universidad del Zulia, ya que sigue siendo un activo de los profesores pese a que no tiene el brillo de otros tiempos”, ratifica González.

Aspiran rescatarla una vez se resuelva la situación administrativa de la universidad como de la situación país.

“Los terrenos de la universidad que cedieron a la Gobernación fueron con la excusa de quitar un monte del frente de las facultades o colocar un cable. Yo te digo con responsabilidad que, no puede ser la solución quien te ocasiona el problema. Por tal motivo, nosotros nos hemos opuesto a que los cuerpos de seguridad ingresen a las instalaciones de la Casa del Profesor".

Sin embargo, reconoce que naturalmente eso los ha convertido en blanco fácil de asaltos y atracos “que han sido frustrado con la vigilancia privada que están pagando los profesores, incluso con sus retenciones retrasadas, ya que la universidad adeuda cinco meses de retenciones”.

"Entonces se dirá 'pero bueno, en conclusión acá no se ha hecho nada', pero el arropo de la pandemia como el hostigamiento de las políticas del Estado han cercenado la posibilidad de cumplir con nuestro plan de gestión y no tenemos pretensión de entregarla", dijo.

Carencias de miles de dólares

González señaló algunas carencias que tiene Apuz y de por qué se ha convertido en una labor titánica de resolver. “Aún ese edificio está sin electricidad. Todos los elementos eléctricos  se los robaron hace más de dos años y no hemos podido reponerlo”.

“Sólo tenemos un distribuidor eléctrico pero para conectarlo necesitamos un cable que vale 15 mil dólares. Que debería poner Corpoelec, pero obvio no lo pondrá ya que eso sólo es para  el edificio gremial, eso sin mencionar la inversión eléctrica en el resto de las instalaciones".

“Si queremos avanzar en la recuperación de la casa del profesor, tendríamos que desprendernos de ese activo los profesores y regalárselo a los inversores de ésta ciudad y dudo que eso suceda, ya que no es un secreto que todas las inversiones en Maracaibo de esta magnitud estarían asociadas a dinero dudoso”.

“No queremos involucrar a la orgullosa casa del profesor en eventos de dineros ilícitos o dudosos. Como se ha hecho por ejemplo con la firma del convenio con Pharma u otros convenios que se han firmado desde el Rectorado de LUZ”.

"Porque el lema de la Apuz es la coherencia con las políticas de acción para defendernos del gobierno de facto quien ha hostigado a las universidades venezolanas hasta hacerlas desaparecer”, concluyó.

 

¿Deseas recibir esta y otras noticias en tu celular? Únete a nuestro grupo de Telegram o WhatsApp a través de los siguientes enlaces: Telegram https://t.me/diariolaverdad y WhatsApp https://chat.whatsapp.com/CTKzUOUBpAnISHm2ycBkbm. Además, sigue nuestro perfil en Instagram @diariolaverdad y en Facebook y Twitter @laverdadweb.

 
 

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: [email protected] , [email protected] o [email protected]
Desarrollado por Miguel Guadarrama