Cerros de Marín tiene un mes sin servicio de aseo

Juan José Martínez / Maracaibo, Zulia / [email protected]
Vecinos aseguran que, si bien los camiones se acercan a retirar la basura, solo la recogen en los conjuntos residenciales que se encuentran en la misma dirección de la calle 76A con avenida 2A en la parte alta de El Milagro

(Foto: Cortesía)

Vecinos del sector Cerros de Marín acudieron a La Verdad para hacer un llamado a las autoridades municipales por una acumulación de basura que ya tiene según los habitantes un mes. Los desechos se vienen acumulando conforme pasa el tiempo, generando malestares a los que viven más cerca del botadero.

Aseguran que, si bien los camiones se acercan a retirar la basura, solo la recogen en los conjuntos residenciales que se encuentran en la misma dirección de la calle 76A con avenida 2A en la parte alta de El Milagro.

"Ya tienen más de un mes que el aseo no hace el servicio y de paso, cuando llega el camión, solo llega hasta residencias Los Granados y de allí se devuelven y ven el cerro e basura y nada. Se van", asegura Fernando Díaz. 

Otra habitante, conocida en el sector como Carmencita Moreno, es la más afectada, ya que toda la basura que propios de la zona como extraños le apilan al frente a su casa amenaza su salud.

"Pedimos a los encargados de recoger la basura que pasen por acá, porque nosotros también somos ciudadanos y toda esta basura que me han colocado frente a mi casa, me perjudica a mí como al resto de vecinos", expresó Carmencita.

 

¿Deseas recibir esta y otras noticias en tu celular? Únete a nuestro grupo de Telegram o WhatsApp a través de los siguientes enlaces: Telegram https://t.me/diariolaverdad y WhatsApp https://chat.whatsapp.com/LlCP9WvzykADQsCosavMVK. Además, sigue nuestro perfil en Instagram @diariolaverdad y en Facebook y Twitter @laverdadweb.

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: [email protected] , [email protected] o [email protected]
Desarrollado por Miguel Guadarrama