Detienen a tres implicados del asalto al comando de Santa Rita

Redacción Sucesos/ Maracaibo, Venezuela / [email protected]
Funcionarios del Comando Nacional Antisecuestro continúan en las investigaciones para detener a todos los implicados en el ataque al parque de armas y el asesinato de un GN en Santa Rita 

Foto: Referencial

Efectivos militares de Comando Nacional Antisecuestro (Conas) detuvieron a tres implicados del ataque a la comandancia de la Guardia Nacional en Santa Rita. En el hecho resultó muerto un funcionario castrense.

Los detenidos fueron identificados como: Danny José Ballestero y Judit Ángela Carrasquero, capturados en el sector La Orilla, municipio Santa Rita. En otro operativo realizado en el sector La Segunda de la misma jurisdicción, efectivos del Conas detuvieron a Ender Elis Ferrer Lugo. Los tres son integrantes de la banda de "Yeico Masacre".

Este grupo guarda relación con el ataque del pasado 3 de mayo, contra la instalación del Destacamento 113 ubicado en Santa Rita, perpetrado por ocho sujetos que irrumpieron en las instalaciones a tiros y secuestraron a un militar, a quien posteriormente asesinaron de un disparo en la cabeza.

Vale la pena recordar, que durante el hecho también los antisociales robaron el parque de armas de Comando de GN de Santa Rita.

Los tres sujetos fueron puestos a disposición del Ministerio Público. Entre los delitos que se les señalan están posesión ilícita de municiones de arma de guerra y asociación para delinquir, entre otros.

¿Deseas recibir esta y otras noticias en tu celular? Únete a nuestro grupo de Telegram o WhatsApp a través de los siguientes enlaces: Telegram https://t.me/diariolaverdad y WhatsApp https://chat.whatsapp.com/LlCP9WvzykADQsCosavMVK. Además, sigue nuestro perfil en Instagram @diariolaverdad y en Facebook y Twitter @laverdadweb.

 

 

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: [email protected] , [email protected] o [email protected]
Desarrollado por Miguel Guadarrama