Elaboran ropa de gelatina que se derrite

Agencias / [email protected]
 El proceso de confección no genera desperdicios, ya que se utiliza solo la cantidad necesaria del material biodegradable

Foto: Agencias

Una diseñadora islandesa ha desarrollado un material biodegradable hecho a base de algas para la confección de prendas de vestir en un intento de reducir los desechos textiles, informa el portal Dezeen.

Valdís Steinarsdóttir ya ha diseñado una serie de prendas translúcidas con ese material, compuesto por gelatina o agar, un agente gelificante derivado de algas rojas.

La 'tela' se obtiene mezclando uno de los dos agentes gelificantes con agua, colorantes naturales y alcohol de azúcar para darle flexibilidad.

A continuación, esa sustancia líquida se coloca en un molde que tiene la forma de una determinada prenda y la mezcla se deja curar y solidificar durante aproximadamente un día, sin que se necesiten costuras para unir sus diferentes partes. Además, el proceso de confección no genera desperdicios, ya que se utiliza solo la cantidad necesaria del material biodegradable, informó Actualidad RT.

"Me parece emocionante usar materiales naturales para reemplazar a los sintéticos, aunque la textura y la sensación son similares a las del plástico", dijo Steinarsdóttir. También destacó que las prendas resultantes son duraderas y una vez que se desgastan o ya no se necesitan, se pueden fundir para crear nuevos artículos utilizando el mismo material o simplemente dejar que se biodegrade.

 

¿Deseas recibir esta y otras noticias en tu celular? Únete a nuestro grupo de Telegram o WhatsApp a través de los siguientes enlaces: Telegram https://t.me/diariolaverdad  y WhatsApp https://chat.whatsapp.com/LlCP9WvzykADQsCosavMVK.  Además, sigue nuestro perfil en Instagram @diariolaverdad y en Facebook y Twitter @laverdadweb.

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: [email protected] , [email protected] o [email protected]
Desarrollado por Miguel Guadarrama