Marabinos usan propiedades abandonadas como basureros

Josed Alastre / Maracaibo / [email protected]
Las ruinas del antiguo Centro Comercial Landia en Bella Vista, el autobanco del BOD de La Limpia y el hueco detrás del estadio Alejando Borges, en la urbanización Sucre, son algunos de los vertederos improvisados en la capital zuliana

Foto: Josed Alastre

Los marabinos se vieron nuevamente afectados con la acumulación de desechos sólidos desde el último trimestre de 2022 por la poca o nula presencia del Instituto Municipal de Aseo Urbano de Maracaibo (IMAU), sin embargo, hay zonas en donde la problemática de la basura tiene mucho más tiempo.

Las residencias, terrenos y obras arquitectónicas que están abandonadas, sin supervisión o en ruinas, se convirtieron en los vertederos improvisados de aquellas comunidades o comercios que no son visitados frecuentemente por los servicios del aseo.

Construcciones paralizadas, como el edificio de la avenida 11 con calle 68 en el sector Tierra Negra, el autobanco del antiguo Banco Occidental de Descuento (BOD) en la avenida La Limpia o la edificación en ruinas del antiguo Centro Comercial Landia en la avenida Bella Vista son algunos de los espacios que las comunidades convirtieron en basureros.

Sin olvidar al enorme hueco detrás del estadio de béisbol Alejandro Borges, en la urbanización Sucre, usado desde hace más de una década como vertedero.

Tal como estas, hay muchas otras propiedades que están siendo usadas para depositar su basura, aprovechando el descuido o abandono de sus propietarios, ya sea por inconsistencia de los servicios del IMAU o por no respetar el cronograma de recolección del aseo.

Dichos vertederos improvisados afectan los residentes y comercios cercanos, ya que los malos olores y la acumulación de moscas, gusanos y bacterias obligan a los residentes a vivir con las puertas y ventanas cerradas, pero que aun así representan un peligro de enfermedad.

Asimismo, estas propiedades descuidadas también son frecuentadas como refugio para indigentes y escondite para delincuentes, por lo que muchos de estos espacios representan una amenaza para las personas.

Justificación de las comunidades