Demanda de ingreso a casas hogar aumenta 70 % en el país

Diego Chávez / Maracaibo / [email protected]
El abogado Leonardo Rodríguez denunció que en Venezuela existe una amplia población de niños que se quedaron sin el cuidado de sus padres, producto de la migración

Foto: Referencial

Leonardo Rodríguez, abogado y parte del equipo de Jóvenes y Desarrollo y antiguo miembro de la red de casas hogar Don Bosco, indicó que en Venezuela se presenta un aumento del 70 % en la demanda de ingresos de niños a casas hogares.

Destacó que en el país existe una “amplia población de niños que se quedaron sin el cuidado de sus padres producto de la migración”

“Quienes se encargan de la crianza de muchos de estos niños, están en una posición de no poder continuar ejerciendo esa crianza por el nivel de costos que implica y demandan al Estado venezolano el ingreso de estos niños a casas hogares”, añadió Rodríguez.

Además de esto, explicó que hay una urgencia de crear planes y programas para atender a niños, cuyos padres se fueron de Venezuela.

Por otro lado, Dayani Sánchez, directora socio legal de la Casa Hogar Bambi Venezuela, aseveró que “aun cuando las casas hogar son un instrumento de la política pública y un requerimiento de la Ley Orgánica de Niños, Niñas y Adolescentes, cada día se hace más difícil mantenerlas operativas por las dificultades económicas”.

“En Venezuela teníamos 56 casas hogares para 2016 y ahora tenemos solo 30”, acotó Sánchez ante el déficit presupuestario que atraviesan las casas hogar actualmente.

 

¿Deseas recibir esta y otras noticias en tu celular? Únete a nuestro grupo de Telegram o WhatsApp a través de los siguientes enlaces: Telegram https://t.me/diariolaverdad y WhatsApp https://bit.ly/3kaCQXh. Además, sigue nuestro perfil en Instagram @diariolaverdad y en Facebook y Twitter @laverdadweb.

 

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: [email protected] , [email protected] o [email protected]
Desarrollado por Miguel Guadarrama