Familia oriunda de Mara vive en la calle en Maracaibo

Mario Guerrero / Maracaibo, Venezuela / [email protected]
Hace un año se vinieron a la ciudad, en busca de una mejor vida, hoy permanecen en la calle y sobreviven de la recolección de desechos

(Fotos: José Nava)

Son tres miembros de una familia que “fundó” su hogar en el estacionamiento de un edificio. Llegaron hace un año desde el municipio Mara en busca de una mejor vida en Maracaibo, ahora viven en la calle. 

La señora Flor María Rodríguez, su esposo Luis Sáez y su hija Daniela Rodríguez, viven sobre el techo del cuarto de transformadores de residencias Las Carolinas. Para poder comer se ganan la vida recogiendo botellas plásticas vacías de refresco que encuentran en la basura en el sector santa Rita.

La familia “migró” hace un año de su casa ubicada en la vía el Moján del municipio Mara, sector el Manantial. Se vinieron a Maracaibo porque con la cuarentena impuesta para contener la Covid-19 en la zona las fuentes de trabajo se vieron minimizadas.

Flor María Rodríguez se dedicaba al trabajo del comercio informal en Las Playitas, pero hace nueve años sufrió un accidente de tránsito. Un vehículo la arrolló frente al terminal de Maracaibo cuando se dirigía abordar la unidad de trasporte para regresar a su casa.

Estuvo hospitalizada en la UCI del hospital General del Sur y quedó con limitaciones motrices que le impiden moverse y trabajar con normalidad.

Sobrevivir en la calle

El día de trabajo de Luis Sáez comienza con la recolecta de unas 600 botellas plásticas. Las limpia y las transporta en una carretilla al centro de Maracaibo, para venderlas a los comerciantes de las Pulgas que expenden productos de limpieza.

Su ingreso diario es de unos dos millones de bolívares en efectivo. Con ese dinero le alcanza para comprar un kilo de arroz o de harina, un poco de proteína animal como pollo, condimentos, sal y verduras.

Para ellos es complicado vivir en la calle. Su hogar es la pared de lo que fue antes la sede de la línea de Taxi Tour. Duermen en dos colchonetas tiradas en el techo del cuarto de trasformadores y en unas cajas de cartón guardan su ropa y utensilios de cocina.

Almacenan agua en recipientes de plástico, cuatro piedras tiradas en piso con una parrilla hace la función de cocina y un árbol les proporciona sombra y a la vez es el perchero donde cuelgan sus bolsos de uso personal.

Cuentan que en las noches se les hace imposible dormir con tranquilidad, ya que se escuchan disparos y temen por sus vidas. La única protección que tienen es un palo y un “perro guardián” que ladra al escuchar algún sonido extraño.

Así permanecen en alerta ante cualquier amenaza o intento de robo, de los delincuentes que a veces deambulan en la zona.  

Vivir del reciclaje de las botellas plásticas no les permite alimentarse, ya que las ganancias solo alcanzan para comer una vez al día.  Rodríguez teme por la salud de su hija Daniela, que tiene 15 años de edad y cinco meses de gestación de su segundo embarazo.

 

Deseas recibir esta y otras noticias en tu celular? Únete a nuestro grupo de Telegram o WhatsApp a través de los siguientes enlaces: Telegram https://t.me/diariolaverdad y WhatsApp https://chat.whatsapp.com/LlCP9WvzykADQsCosavMVK. Además, sigue nuestro perfil en Instagram @diariolaverdad y en Facebook y Twitter @laverdadweb.

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: [email protected] , [email protected] o [email protected]
Desarrollado por Miguel Guadarrama