Alertan sobre aumento de deseos suicidas en niños y adolescentes

Agencias / Maracaibo, Zulia / [email protected]
Cecodap instó al Estado a priorizar la salud mental de la infancia durante la cuarentena

(Foto: Agencias)

La cuarentena ha producido un impacto en la salud mental de niños y adolescentes. Este ha sido el año con mayor actividad para el Servicio de Atención Psicológica (SAP) de los Centros Comunitarios de Aprendizaje (Cecodap). Al menos mil 458 niños y adolescentes fueron atendidos en el primer semestre.

El nuevo informe de Cecodap reveló que hay un aumento exponencial de alteraciones emocionales en los niños y adolescentes conforme avanza la cuarentena por la pandemia de Covid-19, y la mayoría de ellos experimenta ideación suicida. 

“Es un número tremendo porque estamos hablando de un impacto emocional que ha dejado huella o ha dejado algún tipo de secuela”, explicó el psicólogo y parte de la coordinación de Cecodap, Abel Saraiba.

El 31% de los atendidos acudieron a las consultas por tener ansiedad y depresión, y de ese total, al menos el 20% tuvo deseos suicidas. 

El especialista advirtió que no atender a los niños y adolescentes que presentan estos cuadros emocionales, supone exponerlos al riesgo del suicidio.

El 14% de los niños que presentó alteraciones emocionales fueron víctimas de castigos físicos.

Otros de los motivos de consulta fueron la niñez dejada atrás (8%), comportamiento disruptivo en el hogar (9%), violencia de género intrafamiliar (7%), y conflicto familiar que involucra el uso de castigo físico (17%).

De acuerdo con el informe, a partir de marzo aumentó la demanda de atención psicológica que alcanzó un pico en mayo, el 52% de las personas atendidas por Cecodap son niños entre los 2 y los 12 años, el 24% son adolescentes entre los 13 y los 18 años, y el 24% son padres, madres o cuidadores.

Ideación suicida en aumento

Los especialistas de Cecodap advierten que hay una relación directa entre las alteraciones emocionales, como ansiedad, depresión, estrés, producto de la emergencia humanitaria compleja y la cuarentena, con los riesgos del suicidio en la infancia. 

Saraiba advirtió que tanto las alteraciones emocionales como los riesgos del suicidio aumentarán si no se elaboran mecanismos de respuesta del Estado para auxiliar psicológicamente a esta población.

De acuerdo con el Observatorio Venezolano de Violencia, 88 niños y adolescentes se quitaron la vida en Venezuela porque consideraban que no había otra salida.

En lo que va de año se han suicidado al menos 19, tomando en cuenta el subregistro de los casos debido a la falta de estadísticas públicas.

El sentimiento de abandono, sobre todo en la niñez que, producto de la migración forzada, está separada de sus padres, los castigos físicos, y la relación que tengan con su núcleo familiar son otros factores de riesgo.

No es suficiente con atender a los niños, sino también orientar a sus padres o representantes. 

“No apoyar a las familias supone dejar a los niños y adolescentes a la deriva de la violencia. Si nosotros atendemos al niño y dejamos por fuera el estrés, la angustia y el sufrimiento de sus padres, estos van a tener una menor capacidad de proteger y estarán más reactivos a responder con violencia ante las reacciones de los niños, no necesariamente porque deseen agredir a sus hijos, sino porque no sienten que tienen las herramientas para hacer frente a esta situación”, explicó Saraiba.

Pero este escenario se complica porque el Estado venezolano no tiene la infraestructura necesaria para atender las necesidades en materia de salud mental de esta población o a sus padres y porque no hay políticas públicas que se traduzcan en un eficiente mecanismo de respuesta durante una emergencia sanitaria. 

“Es una demanda que no tiene una oferta equivalente, hay estados del país en los que no contamos con estos servicios de atención, y los pocos que hay están sobrepasados”, dijo el especialista.

El sistema de atención de la salud mental de esta población debe formar parte de la respuesta a una emergencia sanitaria como la pandemia de Covid-19 en la que se ha demostrado que aumentan los índices de violencia dentro de los hogares producto del confinamiento.

“¿Qué significa para un niño estar encerrado por cinco meses sin espacios de esparcimiento, sin acceso regular a internet y ahora sin televisión?, eso hace que ese niño se porte mal y devenga en castigo físico, que es un factor de riesgo para alteraciones emocionales”.

Recomendaciones al Estado

La organización recomienda que, cuanto antes, el Estado venezolano tome como prioridad la salud mental de niños, niñas y adolescentes con especial énfasis en aquellos que no tienen acceso a internet, en medio de la debacle de los servicios públicos dentro de las comunidades.

Además debe apoyarse a familias con niñez dejada atrás que, de acuerdo con especialistas, son triplemente vulnerables: por ser niños, por no tener cerca a sus padres debido a la migración forzada, y por estar al cuidado -en su mayoría- de personas de la tercera edad que son población de riesgo frente a la Covid-19.

También es necesario crear una infraestructura especial para niños que enfrentan algún tipo de alteración de salud mental, fortalecer el sistema de protección nacional para dar respuesta a estas víctimas de violencia, y crear políticas públicas en materia de salud mental que los priorice.

Fuente: Correo del Caroní.

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones, descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/diariolaverdad y dale click a +Unirme. Además, sigue nuestro perfil en Instagram @diariolaverdad y Facebook  y Twitter @laverdadweb.

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: [email protected] , [email protected] o [email protected]
Desarrollado por Miguel Guadarrama