Vehículo que circule sin justificación será retenido a partir del jueves

Lenys Moreno / Maracaibo, Zulia / [email protected]
Quienes circulen después de las dos de la tarde deben tener el permiso correspondiente, esto para dar cumplimiento estricto a la cuarentena por el coronavirus
carros

Después de las 2pm solo podrán circular los autos del sector alimentos, farmacia y por alguna emergencia de salud (Foto: Archivo)

A partir de este jueves 2 de abril todo vehículo que circule después de las dos de la tarde sin justificación en el estado Zulia será retenido, tal como lo ordenó la autoridad regional en rueda de prensa.

La justificación para movilizarse por la ciudad después de las 2.00 de la tarde es “motivos de salud” que se asocien con emergencias médicas. También están permisados los autos que transportan alimentos y medicinas, cuyos conductores deben mostrar la debida autorización.

El dictamen es que los autos retenidos sean enviados a un estacionamiento en Desur, según lo notificado en horas de la mañana de este miércoles.

La medida se intensifica debido a que se está en la semana de mayor riesgo de contagio. La mejor prevención es quedarse en casa.

Los primeros carros retenidos, aproximadamente 60 unidades, fueron entregados a sus dueños, pero a partir de este jueves, lo transportarán a un estacionamiento. Posteriormente, se organizará cómo será la entrega.

Se mantiene el horario de trabajo para los comercios de alimentos y farmacias, únicos avalados para laborar. Podrán estar abiertos en un horario comprendido entre las ocho de la mañana y las dos de la tarde.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones, descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/diariolaverdad y dale click a +Unirme. Además, sigue nuestro perfil en Instagram @diariolaverdad y Facebook  y Twitter @laverdadweb.

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: [email protected] , [email protected] o [email protected]
Desarrollado por Miguel Guadarrama