La Olla Solidaria, un proyecto que vio luz en medio del apagón

Marylee K. Blackman T. / Maracaibo, Zulia / [email protected]
La iniciativa surgió luego del apagón eléctrico que colapsó a Maracaibo durante el 2019

(Fotos José Gil)

Maracaibo se transformó en una ciudad resiliente luego del apagón eléctrico que afectó a todo el país. Durante los días del suceso muchas fueron las historias que se escucharon, muchas de ellas cargadas de unión y cooperación entre familias, amigos y vecinos.

Personas que tenían años sin verse o sin tratarse o simplemente desconocidos, se unieron para paliar la difícil situación y darse apoyo mutuo durante los días que duró la contingencia eléctrica.

Muchas otras historias cuentan de la reciprocidad y de la colaboración hacia los más necesitados.

Una luz en medio de la oscuridad

En medio de tanta oscuridad una luz se encendió en el camino. Carlos Villalobos, organizador principal de la Olla Solidaria, cuenta que esta idea nació luego de pasado el mal rato de los días vividos por el apagón. 

"Sentí una necesidad de hacer algo, sobre todo por aquellos que la estaban pasando mal por el apagón. Porque luego de que se solucionó el problema, muchas personas quedaron en peor condición que antes", apunta el joven profesional.

"Para esos días me organice con varios amigos e hicimos varias jornadas en la zona de Cerros de Marín, 5 de Julio, Valle Frío y la Plaza de la República. Preparamos un sancocho para los residentes de esas comunidades. Recolectamos juguetes, medicinas y algo de ropa".

Niños, jóvenes y adultos mayores de estos sectores populares fueron los más beneficiados por estas ayudas.

“Me quedó la inquietud por el servicio que prestamos y por el hecho de ver a tanta gente que no tenía para comer y comencé a pensar cómo podía colaborar”, cuenta.

Teniendo como base su experiencia como voluntario participando en otras iniciativas de este tipo, quiso aventurarse a crear una Fundación que pudiera ayudar a personas en difícil situación social.

“Le hablé a mis amigos sobre la idea que tenía y que también tenían la misma inquietud que yo, de inmediato me dieron su apoyo. Comenzamos a organizarnos y a buscar alternativas de colaboración”, apunta.

Entre esos contactos y personas con ganas de ayudar, muchos fueron los que se sumaron a esta iniciativa.

“Desde abril del año pasado contamos con la valiosa colaboración de empresas privadas y personas particulares, quienes además son voluntarios de la fundación y ayudan en la organización de las actividades”.

Después de la experiencia vivida en las calles de Maracaibo, el camino de la Olla Solidaria tomó otro rumbo. Fue así como llegaron al Hospital Fundación Especialidades Pediátricas (HEP), una vez por semana hacen entrega de un kit que contiene medicamentos básicos y algunas golosinas. Lo principal es un almuerzo que se da a los niños hospitalizados en el recinto.

“Hacemos un recorrido por el área de hospitalización y entregamos los insumos. El almuerzo consiste en un arroz con pollo y vegetales acompañado de una bebida. Es un menú sencillo y básico para los niños, tomamos en cuenta el tipo de dieta que tienen para evitar inconvenientes”.

La Olla Solidaria no solo hace entrega de medicinas y alimentos, también donan juguetes, útiles escolares, ropa para niños y bebés, zapatos, entre otros artículos que son recibidos como donativos.

“No importa si el juguete o la ropita que traen donada es usada, lo importante es que estén en buen estado para que puedan ser entregadas”, señala Paola Algarra, miembro de la Fundación.

Voluntarios solidarios

La Olla Solidaria se mantiene activa no solo en el hospital, también realizan jornadas en las comunidades aledañas y en algunos colegios.

"Somos colaboradores de otras organizaciones y fundaciones que hacen vida en la ciudad como Fundación Amigos del Niño con Cáncer (Fundanica), Hospital de Niños de Maracaibo, Fundación Innocens”, Famac, entre otras".

Este proyecto social cuenta con la colaboración de varias empresas privadas, las cuales aportan su granito de arena para que la olla llegue a los más necesitados.

“Las colaboraciones que recibimos no solo son de aquí de la ciudad, recibimos muchas donaciones de personas que están fuera de Venezuela. Contamos con una empresa aliada de servicio de envíos que nos hacen el traslado de forma gratuita, ese es su aporte a la Olla Solidaria”, destaca Villalobos.

Por su parte el grupo de voluntarios que colabora cada semana son empleados de estas empresas y particulares. Se organizan por comisiones de trabajo, entre ellas, limpieza, cocina y servicio de comida.

María Andrade y Alexandra Chirinos, estudiantes de 16 años de edad, colaboran cada semana en la Olla.

“Comenzamos en esto porque estamos haciendo un trabajo final para graduarnos de bachiller. Al principio era como una obligación, pero después de un año aquí ya no queremos dejar de venir”, cuentan las estudiantes.

“La experiencia ha sido increíble, poder compartir con los niños nos ha ayudado a tener otra perspectiva y a entenderlos. Ellos sienten alivio cuando hablan con nosotras porque los escuchamos y no los juzgamos”.

Ricardo Chakkal es otro de los voluntarios que participan en la olla, el empresario de 40 años tiene una empresa de recreación la cual pone a disposición de la Fundación Olla Solidaria. 

"Desde hace un año comencé a colaborar con la Olla Solidaria y no he dejado de venir ni un día", cuenta.

"Vamos a todas las actividades que organizamos con las chicos animadores y los personajes de las comiquitas para que los niños se distraigan y se diviertan".

“Esto lo hago con mucho cariño y a cambio de nada. A mí me hace feliz ver a los felices a los niños. A pesar de las dificultades en las que están ellos son muy optimistas y siempre nos dan una lección de vida. Ha sido una experiencia extraordinaria".

Otros voluntarios también colaboran con la preparación de los alimentos, traslados de las donaciones e insumos que son entregados en cada jornada.

"Sin el trabajo de los voluntarios esto no fuera posible, su disposición a colaborar es lo que mantiene a esta obra en pie", destaca Arianne Díaz, quien forma parte de la Fundación desde su inicio.

También los adultos mayores son tomados en cuenta y para ello realizan jornadas para los abuelos con desayunos, entrega de medicinas y asistencia médica.

"Esta labor que realizamos no es de nosotros, es de todos los que deseen participar y colaborar, no importa el tamaño de la donación lo que importa es su disposición. Todo lo que sea de utilidad es bienvenido".

"Sabemos que no vamos a acabar con los problemas de todos, pero por lo menos con esto damos un poco de alivio a las personas más vulnerables", concluye Carlos Villalobos.

La Olla Solidaria se prepara para celebrar su primer año y para ello están organizando varias actividades que serán anunciadas muy pronto.

Las personas que deseen integrarse al equipo de voluntarios o realizar alguna donación pueden ponerse en contacto con algún miembro de la Olla Solidaria en el Hospital de Especialidades Pediátricas de Maracaibo.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones, descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/diariolaverdad y dale click a +Unirme. Además, sigue nuestro perfil en Instagram @diariolaverdad y Facebook  y Twitter @laverdadweb

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: [email protected] , [email protected] o [email protected]
Desarrollado por Miguel Guadarrama