publicidad

Denuncian "privilegios" en la estación de servicio Detroit

Valentina Faria/ Maracaibo/ diariolaverdadweb@gmail.com
José Moreno denunció un incidente ocurrido en la estación de servicio Detroit, ubicada en el sector Dr. Portillo, en la avenida 11 con calle 78 de la ciudad de Maracaibo

(Foto: José Gil)

José Moreno denunció un incidente ocurrido en la estación de servicio Detroit, ubicada en el sector Dr. Portillo, en la avenida 11 con calle 78 de la ciudad de Maracaibo. El ciudadano relató que después de estar desde las 6.00 de la mañana en la fila esperando para surtir su vehículo con gasolina, se percató que no avanzaba la cola porque los "VIP" tenían el privilegio para "tanquear".

"Estaba por Delicias (sector) y no había avanzado nada, así que fui a exponerle el caso a uno de los guardias que estaban ahí, porque yo veía que metían a otros carros por un lado diferente y lo único que me alegó fue que era porque se había ido la luz", comentó Moreno.

Al ver que el sistema se había caído, decidió quedarse en la entrada de la bomba a esperar. El hecho ya había sido repetitivo en ocasiones anteriores y esta vez, según el denunciante, discutió con el coronel Pirela, que se supone mantiene el orden en la estación. "Yo solo estaba exigiendo mis derechos como un ciudadano común y corriente, y me gritó que estaba saboteando el proceso, y decidí salirme”, explicó.

Después, al esperar el llamado del teniente para volver a la cola de gasolina, y entrar al recinto, Pirela le informa que no lo dejarán echar gasolina y le exige que se retire de la estación. "Yo me tuve que salir de ahí, ahora lo que no sé es si ningún día el coronel asignado a la bomba me dejará echar gasolina", exclamó Moreno.

"Salí perdiendo por no tener privilegios y por exigir mis derechos como un ciudadano común y corriente", concluyó.

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama