publicidad

Iglesia en Venezuela hace sus propias hostias ante escasez

Redacción Zulia / Maracaibo/ noticias@laverdad.com
Ante la escasez, la compra de hostias se volvió una odisea, pues en la capital larense hay 120 parroquias, un número imposible de abastecer por la poca materia prima

Las hostias constituyen forman parte del ritual católico. (Foto: Archivo)

El padre Yorman Carrillo junto al padre Felicísimo, sacerdotes de la iglesia San José de Barquisimeto,  desde hace un tiempo preparan ellos mismos el pan que día tras día se encargan de repartir durante la celebración de la misa. Ante la escasez, la compra de hostias se volvió una odisea, pues en la capital larense hay 120 parroquias, un número imposible de abastecer por la poca materia prima.

La tradicional hostia ya no se ve en el merca­do. Pues la falta de hari­na de trigo hizo, que incluso los produc­tos para la cena del se­ñor desaparezcan. Esto llevó a que algunas iglesias busquen otras opciones para cumplir con el mandato bí­blico.

Tal es el caso de la Iglesia San José, ubica­da en la calle 25, entre carreras 21 y 22 de Bar­quisimeto. Allí Carrillo junto a Felicísimo pre­paran el pan eucarístico, según publicó La Prensa de Lara.

La inversión mínima es de cinco millones de bolívares para comprar los 12 paque­tes de obleas y vinos pa­ra garantizar la comunión. Aunque al hacer sus propias hostias no aba­ratan costos, explica que es la mejor forma de poder tener al día el implemento para el sa­cramento, pues en un taller dentro la iglesia tienen las máquinas es­peciales donde prepa­ran la oblea que luego cortan en pequeños cír­culos.

Explica que también sufren para conseguir la harina, pues el precio en la calle supera el mi­llón de bolívares, por lo que ahora les toca pedir colaboración a la feli­gresía “siempre están dispuestos a ayudar”.

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama