publicidad

Gobierno falla en políticas para garantizar donación de sangre

Redacción Zulia / Maracaibo/ noticias@laverdad.com
La Sociedad Venezolana de Hematología denuncia que el cierre de los servicios por la falta de reactivos ha hecho emerger un mercado negro dentro de los hospitales, donde se vende la sangre para trasfundir a precios exorbitantes, a pesar de que lo prohíbe la Ley de Transfusiones y Bancos de Sangre

Sin reactivos no pueden analizar la sangre y no pueden hacer transfusiones. (Foto: Cortesía El Pitazo)

La crisis sanitaria del país golpeó a los 344 bancos de sangre de los hospitales públicos y empañó, por consiguiente, el acto voluntario de donación que ya estaba comprometido debido a la ausencia de campañas de promoción sobre la donación de sangre y sus derivados, así lo sostuvo Maribel Meléndez, vicepresidente de la Sociedad Venezolana de Hematología.

Aseguró que las fallas en reactivos para realizar las pruebas a la sangre para detectar enfermedades infecciosas como VIH, hepatitis B y C, sífilis y mal de Chagas no están disponibles en los laboratorios, por lo que cada vez más se hace cuesta arriba garantizar los flujos sanguíneos a pacientes que requieren ser transfundidos. “De nada sirve que la persona quiera donar, si no están los sueros para determinar que esa sangre es completamente segura. Y, ahora, incluso hasta donar es complicado porque  registramos que algunos bancos hasta faltan bolsas para almacenar la sangre”.

Según la Sociedad Venezolana de Hematología, en los centros de salud públicos no hay suministro de sangre analizada ni para atender cirugías electivas ni para casos de emergencia. El Gobierno hizo una compra de reactivos para abastecer a los bancos de sangre y laboratorios en marzo, pero que fue insuficiente. 

Luego el Estado gestionó una compra de reactivos e insumos a través del Fondo Estratégico de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Sin embargo, Meléndez asegura que aún no llegan los despachos a los bancos de sangre de los hospitales. En Caracas, por ejemplo, hematólogos denunciaron que el Banco Municipal de Sangre de Cotiza no tiene pruebas para serologías y, recientemente, el laboratorio del Hospital Miguel Pérez Carreño, al oeste de la ciudad capital, dejó de prestar servicio, detalló El Pitazo. 

El organismo denuncia que el cierre de los servicios por la falta de reactivos ha hecho emerger un mercado negro dentro de los hospitales, donde se vende la sangre para trasfundir a precios exorbitantes, a pesar de que lo prohíbe la Ley de Transfusiones y Bancos de Sangre.

Bajo promedio 

La tasa de donación de sangre por personas voluntarias en el país históricamente baja por la poca cultura de donación. Los últimos datos oficiales situaban que en 2012 había una recepción de sangre de 10 por ciento, pero en 2015 ese porcentaje bajo cinco por ciento, muy por debajo de otros países de Latinoamérica, según los últimos datos disponibles de la Organización Mundial de Salud (OMS). 

El Gobierno venezolano se quedó atrás en el cumplimiento de los compromisos que asumió al firmar el Plan de Acción para el Acceso Universal de la Sangre Segura 2014 – 2019 de la OMS. La evaluación que hizo la instancia reveló que, hasta el año 2015, Venezuela no cumplió al menos 10 de las líneas establecidas para garantizar el acceso a sangre en los centros de salud.

Para julio de 2016, el Ministerio de Salud creó la Comisión Nacional de Sangre, que tenía entre sus objetivos supervisar y controlar el acceso y uso de la sangre, sus componentes y sus derivados. Allí se planteó que esta instancia allanaría el terreno para que el despacho de salud concretará un Plan Nacional de Sangre 2016 – 2019, que tendría como misión no solo aumentar el número de donantes altruistas, sino también se encargaría de monitorear y evaluar la calidad de los fluidos sanguíneos y crearía un sistema de hemovigilancia como lo pide la OMS. “Todo eso quedó en el papel”, cuestionó Meléndez.

Aseguró que las políticas para la garantía de sangre segura del Gobierno no se apegan, incluso, a todas las recomendaciones que establecen los protocolos para el uso clínico de sangre de la OMS. Por ejemplo, indicó que no se incluyeron entre los estudios para el tamizaje de la sangre la prueba de la gota gruesa o la de detección rápida para la malaria, como lo establece la OMS para países con alta incidencia de la enfermedad, como es el caso de Venezuela. “Es una prueba indispensable en este momento cuando el país es el que registra más casos de paludismo en América. Tenemos pacientes que enfermaron con malaria tras realizarse transfusiones”.

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama