publicidad

Los desplazados invisibles de la emergencia humanitaria (III)

Redacción Zulia / Maracaibo/ noticias@laverdad.com
Los especialistas concuerdan que existe “impunidad, vacíos legales, las sanciones no corresponden con los hechos, no se les da importancia a los animales y las autoridades desconocen la legislación

Tanto personas particulares y algunos funcionarios desconocen que los animales en situación de calle están amparados por la ley. (Foto: Archivo)

El drama al que intentan sobrevivir los perros que están en situación de calle en el país es conocido por los representantes del estado que, con acciones u omisiones, terminan por condenarlos. El 30 de diciembre de 2013 mediante Gaceta Oficial Nº 40.324 fue creada la Misión Nevado por el presidente Nicolás Maduro con el objeto de “rescatar y proteger a los animales en situación de calle, impulsar el reconocimiento de los derechos animales y concienciar sobre el deber que tienen los seres humanos hacia ellos”.

Desde ese año hasta el final de 2017, lograron esterilizar a “26 mil 733 mascotas de manera gratuita en todo el territorio y puso en adopción a otras ocho mil”, según Maigualida Vargas presidenta de la Misión. Resaltó que desde su creación, sensibilizaron a más de 166 mil niños, niñas y adolescentes y al 30 de diciembre de 2017 habían “atendidos más de 937 mil 533 animales a través de los centros veterinarios integrales y de las coordinaciones regionales de todo el país”.

Al contrastar los datos oficiales con las estimaciones de animales en situación de calle en Venezuela aportados por las organizaciones de la sociedad civil, la información arroja que el 0.53 por ciento estarían esterilizados, las adopciones serian del 0.16 por ciento y la atención es menor al 19 por ciento, según detalla Medio Sur. 

El “trato amoroso a los animales” por parte del estado es cuestionado y hace un mes el actor mexicano Raúl Julia Levy denunció que el Gobierno rechazó la donación de 36 toneladas de perrarina destinadas para los peludos de Zulia y Mérida. El objetivo es “alimentar a perritos en situación de abandono en Venezuela. Se trata de un compromiso filantrópico y sin ningún fin político”, aseguró.

Tierra sin ley

Pese a que en el país existe la Ley para la Protección de la Fauna Domestica Libre en Cautiverio, aprobada en 2010, que establece como infracciones graves el maltrato, actos de crueldad, prácticas de mutilaciones, abandono, negligencia, falta de condiciones higiénicas-sanitarias, exposición a regímenes alimentarios no acordes con sus requerimientos y trabajos que le ocasionen inmovilización y consecuente daño o dolor, es “letra muerta”.

Las multas, que van desde 70 hasta 100 unidades tributarias por el maltrato que les cause la muerte, comercio ilícito, sacrificios para consumo humano en lugares públicos, organización y celebración de peleas con caninos, la esterilización o el sacrificio sin dolor de animales sin control facultativo y el Código Penal que establece sentencias a prisión, son nulas por omisión o desconocimiento.

Los especialistas concuerdan que existe “impunidad, vacíos legales, las sanciones no corresponden con los hechos, no se les da importancia a los animales y las autoridades desconocen la legislación. “Las personas que abandonan un animal lo hacen porque sienten que no tienen riesgos de ser castigados por ello y propusimos que ese delito sea muy tomado en cuenta en la reforma del Código Orgánico Procesal Penal. Los ven como simples objetos y eso debemos revertirlo”, acota Roger Pacheco Eslava, vocero de valores humanos en Animal Naturalis.

Propuestas 

En paralelo a los problemas, surgen posibles soluciones que auguran una realidad diferente en el corto y mediano plazo para los peludos que languidecen en cualquier rincón del país. Entre ellas, destacan las campañas educativas, de concientización y sensibilización, aplicación de la ley y endurecimiento de la legislación, campañas de esterilización que sean sistemáticas, masivas y gratuitas, promocionar la adopción y penalizar el abandono.  

Es “primera vez en la historia de Venezuela que existe una situación así” y en las calles pueden observarse mestizos, Pastores Alemanes, Rottweiler, Terrier, Bóxer, Golden Retriever, Cocker, San Bernardo, Mastín, Weimaraner y Poodle, que son los más abandonados y maltratados, porque de pequeño son utilizados como regalos.

Con el paso de los días tratan de hacer grupos para resguardarse y conseguir alimentos. Algunas personas les tienden la mano y les ofrecen comida, pero cuando llegan enfermos o con heridas purulentas de gusanos son espantados. Pueden verse gordos, pero están repletos de parásitos, las familias más humildes multiplican lo poco que tienen para no abandonarlos, su pelaje no es brillante y la rutina “angustiante es agobiante”.

En su trajín por las calles de Maracaibo, Pecas debe hacerle frente a las envestidas desorganizadas de los vehículos motorizados que circulan desordenados por los semáforos dañados, bebe el agua que gotea de los aires acondicionados e intenta parar la picazón, mientras se rasca y rompe su piel por la desesperación. En la mañana sube a los contenedores de basura a buscar algo que le llene su barriga y en la tarde cruza las calles chillando sin mirar a su alrededor, mientras lo persiguen y no entiende la razón por la que está esa situación.

Entre certezas e incertidumbres

La situación de los refugios es “grave” y en el caso del de Asodepa, viven 250 animales entre gatos y perros, que comen solo alimentos concentrados y en la actualidad es cuesta arriba, señala su presidenta. “Las compañías dejaron de darnos créditos y no tenemos ayudas gubernamentales. Los perros consumen 100 kilos de alimentos diariamente y los gatos entre 8 y 10 kilos”.

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama