publicidad

Ausentismo por el apagón

Raquel Yépez Bastidas / noticias@laverdad.com
El diario La Verdad visitó cuatro escuelas de la capital zuliana y tres estaban cerradas y solo una laboró

Planteles educativos del estado Zulia se encontraban desolados. (Foto: José Gil)

Gualberto Mas y Rubí, presidente del Sindicato Unitario del Magisterio (Suma) del estado Zulia, afirmó que del 100 por ciento de las instituciones educativas, tanto públicas como privadas, de la región zuliana, solo el 20 por ciento laboró, esto debido al apagón que dejó a oscuras a ocho estados del país el jueves en horas de la tarde.

El sindicalista enfatizó ayer que “la mala noche” que pasaron alumnos, personal administrativo, docente y obrero, aunado al “abuso” en el costo de los pasajes por parte de los transportistas, debido a que la falta de electricidad, ocasionó que muchos trabajadores abandonaran antes de tiempo sus puestos de trabajo. El aumento del tráfico por la falta de semáforos, confluyeron para que la mañana del viernes se registrara un alto nivel de ausentismo por parte de toda la comunidad estudiantil en los planteles del estado. 

“Sin efectivo y con los choferes cobrando tarifas abusivas de 10 mil y 15 mil bolívares porque alegaban que había mucho tráfico y poco transporte, aparte de que no se restituyó completamente el servicio de agua y luz en todos los sectores la mañana de ayer, muchos maestros no asistieron y sin profesores no se podían recibir los pocos alumnos que acudieron a los planteles”, acotó Mas y Rubí. 

La Verdad visitó cuatro escuelas de la capital zuliana y tres estaban cerradas y solo una laboró, sin embargo, en virtud de la masiva falta de estudiantes, al igual que la de profesores, la directiva de la escuela básica nacional George Washington, decidió regresar a los alumnos a sus casas. 

 

 

 

 

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama