publicidad

Marabinos no tienen muy claro “con qué se come” un paro cívico

Mariela Nava / Maracaibo / mnava@laverdad.com
Los carretilleros y vendedores ambulantes se niegan a cumplir con el paro nacional, dicen que necesitan trabajar para comer. Los condominios de los centros comerciales del casco central ya anunciaron que no laborarán el jueves. La mayoría de los ciudadanos apoya la convocatoria de la MUD 

Los zulianos están a la expectativa de lo que podría ocurrir este jueves (Foto: María Fuenmayor) 

La incertidumbre y el miedo se pasean entre los zulianos. Todos saben que para este jueves está pautado un paro nacional, pero muy pocos conocen cuál es su significado. La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) anunció como primera actividad en su agenda de los próximos 15 días un “paro cívico de 24 horas en todo el país”. Así lo anunció Freddy Guevara, primer vicepresidente de la Asamblea Nacional. La Verdad pulsó lo que piensan los marabinos de esta acción.

“Yo no sé bien qué es eso de paro cívico, pero hay que apoyarlo porque tenemos que seguir haciendo presión a este Gobierno que nos tiene en la miseria”, soltó Nelly Gómez, una vendedora de pasteles en el casco central de la ciudad. Adelantó que desde ayer los mayoristas de La Redoma anunciaron que se sumarán a la paralización.

El centro comercial Caribe Zulia pasó un comunicado a clientes para informar que también se plegará a la convocatoria opositora, por lo tanto ningún local abrirá sus puertas. “Sabemos que no venimos porque el condominio comunicó que no iba a trabajar, pero no sé qué es eso de paro cívico. Me imagino que hay que quedarse en la casa para apoyar que salga Maduro, yo lo único que sé es que quiero a Venezuela libre”, dijo Patricia Rojas, trabajadora de un almacén de telas. 

Por necesidad

Aurora Ferrer pone su carretilla repleta de plátanos en la esquina de la plaza de la Basílica todos los días a las 6.00 de la mañana. Ahí está hasta las 9.00 de la noche, “hasta que vende el último”. Indicó que no sabe de qué se trata “ese paro” y por eso no está de acuerdo. “Ya aquí hay demasiada hambre como para paralizar el país un día. Si yo no salgo a vender, no como, por eso el jueves igualito vengo”. Confesó que le da miedo, por la presencia de focos violentos que podrían desencadenarse en la ciudad, pero “la necesidad tiene cara de perro y yo tengo seis muchachos que comen todos los días". 

A pocos metros, en una esquina del centro comercial San Felipe, Oneidys Medina vende chicha. “El jueves no vengo a trabajar porque la gente no va a salir, nadie compra, pierdo más si se me daña la chicha”. Señaló que no tiene claro qué debe hacer como ciudadana frente a la convocatoria de paro, pero ratificó: “No vengo, hasta cuándo estamos así, esto ya se tiene que acabar”.

A quedarse en casa

“Hay que apoyar la causa, todo el mundo se tiene que quedar en su casa. No ir a trabajar ni hacer nada. Así se cumple con el paro, porque todo está muy duro, las ventas van pa' abajo todos los días. Hasta cuándo pasamos tanta vaina”. Así explicó Rosa Arias cómo plegarse a la paralización. Tiene más de 10 años con un puesto de ropa en el casco central y aunque es oriunda del estado Táchira, dijo que desde “la tierra que me cobija, Maracaibo, voy a apoyar todo lo que venga para salir de esta pesadilla”.

Los que dudan si abrir o no son las farmacias. Temen los saqueos, pero están conscientes de la importancia de su presencia. “Nosotros siempre abrimos, hasta que el centro va quedando solo. El jueves venimos a ver cómo está la cosa, aunque si el condominio se pronuncia a favor del paro, cerramos”, adelantó Émerson Garcés, encargado de una droguería. 

“Aquí no va a pasar nada bueno, aún no sabemos si abriremos o no, pero yo tengo miedo porque he tenido que ir y venir a pie desde mi casa cuando hay trancazo, es mejor quedarse en la casa porque en la calle va a pasar nada bueno. Todos tenemos que apoyar, sino no hacemos nada”, sentenció Mónica Ortega, empleada de otra farmacia en el centro. 

Claves de un paro cívico nacional

Es paro porque busca detener la actividad que se realiza cotidianamente para poner en marcha otro tipo de acciones que rompan la rutina de un lugar. Es cívico porque se reconoce en la ciudadanía su actor principal. 

Un paro cívico nacional busca favorecer una acumulación de fuerzas favorable al movimiento. Se trata, a través del paro, de neutralizar la capacidad de respuesta de quienes se oponen a un movimiento y a la solución de sus demandas. También sirve para evaluar la capacidad de respuesta de a quien se considera enemigo político.

Por su forma, un paro cívico nacional se expresa como una multiplicidad de acciones de difusión propagandística y de organización tales como: realización de asambleas, paros laborales activos, foros, plantones, concentraciones públicas, marchas y volanteo. Lo importante es que un solo día se convierta en una jornada donde se concentren actividades coordinadas, extendidas y relevantes (con impacto y credibilidad).

El paro debe contar con un objetivo claro, que permita resumir lo que es alcanzable y demandado en el momento en que se convoca. También debe contar con una definición sobre el carácter pacífico o no de las actividades que se desarrollen.

 

 

 

 

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama