Diario La Verdad

publicidad

Cada marabino debe sembrar 21 árboles para sobrevivir

Francisco Rincón / noticias@laverdad.com
Indolencia e ignorancia se evidencia en quienes los talan por gusto o para el “trancón”. Desde el siglo XX la ciudad tiene problemas de deforestación. Además de sombra y belleza, las plantas absorbe la contaminación 

Un árbol está en condiciones óptimas de transpiración y absorción de sustancias contaminantes luego de siete años de estar sembrado. (Foto: Archivo)

El sol amarga la vida y le arrebata la paciencia a Fernando, un joven que caminó durante una hora, pero una sombra jamás consiguió. Durante el recorrido, una "triste" imagen se repitió y nunca entendió por qué. Troncos y árboles enteros permanecían en la vía pública, vidas que fueron taladas por "indolencia" o "ignorancia", sin pensar lo que propiciarían. 

Maracaibo tiene un déficit de más de 50 millones de árboles y es una de las ciudades más contaminada de Venezuela. Diferentes estudios demuestran que se recomiendan una veintena de plantas por cada habitante, para lograr que la humanidad sobreviva al impacto de la contaminación. Cada árbol en la ciudad es un ambiente de traspiración y ejerce una función de enfriamiento en lugares afectados por el calentamiento global y que presentan características de cambios climáticos como es el caso.     

Tres millones como "mínimo" deben sembrase en la metrópolis, lo que equivaldría a poco más de uno por habitante. Para Gustavo Carrasquel, director general de la Fundación Azul Ambientalista, la ecuación de cortar un árbol no es cuestión de destruirlo hoy y reponerlo mañana. "Estamos creando microclimas que, al conjugarse con la situación tormentosa de la temporada de huracanes, ocasionará lluvias devastadoras. Mientras tanto, vamos a sufrir de olas de calor mucho más severas, porque nuestro medio ambiente está impactado y la ciudad no tiene transpiración".

Llegan los cambios 

A este flagelo se suma la quema de basura y cauchos que acrecienta la destrucción del patrimonio natural y repercute en el futuro inmediato de la salud y el medio ambiente. Maracaibo fue verde hasta principios del siglo XX. Tras su crecimiento sin planificación, que arrasó con todo a su paso sin tomar en cuenta la siembra de árboles, la ciudad se transformó en una de las urbes que tiene menos árboles por habitante, en comparación al promedio mundial.

La metrópolis permanece "desnuda" y este escenario crea condiciones para que aumente el clima extremo y las enfermedades respiratorias. Al no existir bosques urbanos o faltar los árboles, se impide la transpiración y no se produce clorofila que purifica el oxígeno. 

Carrasquel acota, que además de que la ciudad "no tiene árboles", carece de campañas para su reforestación. "Nunca se hace un plan masivo para sembrarlos. Debemos crear bosques urbanos y utilizar los terrenos para mejorar el clima y que transpire la ciudad. Es fundamental que exista un vivero municipal para que coordine viveros parroquiales, porque hablamos de sembrar, pero de donde sacaremos los árboles. Requerimos un plan sistemático, organizado y metodológico para hacer un proyecto serio", sentenció el ambientalista.

Se apaga la vida 

Javier Alarcón, presidente del Instituto Municipal de Ambiente (IMA), señalo que el daño ecológico es considerable y tras conversaciones con manifestantes, estos accedieron a reutilizar los troncos para no talar los árboles. "En año y medio sembramos entre dos mil y tres mil en plazas y corredores viales. Que los corten por la razón que sea es lamentable, venga de donde venga. Los problemas aparecen de inmediato porque cambia la temperatura y aumenta el consumo de energía eléctrica".

Tras un periplo de un kilómetro desde su lugar de trabajo hasta su hogar, Fernando dejó atrás un entorno que se repite sin cesar. Al menos 25 árboles en el suelo usados para barricadas, construcciones o imprudencias de alguien a quien la vida le dejó de importar.

Más noticias

Comentarios
© 2015, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com o noticias@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama