Diario La Verdad

publicidad

Suben a 17 los casos de difteria en el Universitario

Francisco Rincón / noticias@laverdad.com
Pese a múltiples denuncias sobre la enfermedad, las autoridades no difunden un parte médico oficial. Extraoficialmente se habla de 17 casos. La incertidumbre y el miedo arropan a pacientes, familiares y personal que labora en los centros de salud debido a la falta de información

Más de 400 empleados del HUM fueron vacunados ayer Fotos: Cortesía

La difteria no solo hace mella en la salud de los afectados y de quienes los rodean, sino que toca la fibra humana y despierta los “mayores” temores ante la falta de un pronunciamiento oficial de las autoridades regionales y nacionales, información que permita conocer el escenario que viven “cientos de pacientes” en los hospitales. 

La difteria puede ser clasificada en función de la localización inicial de la membrana diftérica en nasal, amigdalar, faríngea, laríngea, laringotraqueal, conjuntival, cutánea o genital y en un mismo paciente pueden coexistir varias localizaciones. En una situación normal, la existencia de un caso de difteria requiere inmediatas medidas de control, tales como tratamiento y aislamiento del caso, vacunación, medidas para proteger o preservar de la enfermedad a quienes tienen contacto, investigación y anuncios a la población en general.

Además, se implantarían programas de inmunización en personas que se consideren grupos de alto riesgo como personal sanitario, empleados públicos o maestros y si la situación epidemiológica lo requiriere toda la población se incluiría. 

Confidencial  

Las autoridades regionales manejan con recelo el tema. El 9 de junio las alarmas se encendieron en el Zulia tras confirmarse el primer paciente con difteria en la región, quien permanecía recluido en el Hospital Universitario. En su momento, Samuel Viloria, director del centro de salud, señaló que "la paciente era atendida". Luego de ese pronunciamiento, la opacidad, silencio y misterio son las únicas respuestas ofrecidas por los encargados de salud tanto de los hospitales como del estado. 

La falta de transparencia no es exclusiva de la región y es que en una nota publicada a principios de noviembre en Armando.info, medio dedicado al periodismo de investigación, se devela que fue el 11 de octubre cuando la ministra de Salud para el momento, Luisana Melo, se pronunció por primera vez sobre el brote de la enfermedad y señaló que era un tema regional que ocurría solo en el estado Bolívar, sin contar que 12 días antes el gobernador de esa entidad dio a conocer una información diferente a la que esta manejaba.

En el mismo reportaje, se puede apreciar que las vacunas antidiftéricas dependen de un acuerdo firmado entre Cuba y Venezuela a través de la empresa socialista para la producción de medicamentos biológicos, Espromed Bio C.A, creada el 12 de junio de 2014 por decreto del presidente Maduro, sin embargo, esta ya existía desde el año 2000 y dependía del Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel.

Entre las estimaciones de la empresa se esperaba que pudiese cumplir con la demanda que existía en el país de vacunas, pues está preparada para elaborar 160 millones de dosis anuales de toxoide diftérico, vacuna antipertusis y toxoide tetánico, pero en 2015 la empresa solo produjo el envasado y etiquetado de 21.718.906 dosis de productos y medicamentos, de los cuales solo se distribuyeron 5.104.842 unidades.

Otras voces

La epidemióloga, Sandra González, señaló que la enfermedad es preocupante, puesto que es el resurgimiento de “males que son prevenibles por la vacuna y que tenían muchos años que no se presentaban en el país”, por lo que la atención médica es fundamental para hacer un diagnóstico y en todo caso ingresar al infectado a una institución de salud donde se le “preste el apoyo médico posible”. Dependiendo de su cuadro médico se decidirá si amerita estar en la Unidad de Cuidados Intensivos y el tratamiento a seguir.

Para la experta, el brote resurgió debido a la presencia de personas susceptibles que no estaban vacunadas y los focos pudieron iniciar en zonas donde las coberturas de vacunación no son tan altas. “Existe una gran parte de la población sin inmunización y podríamos tener aumentos exponenciales de casos de difteria”, señaló la especialista.

Este martes, en el Hospital Universitario, se vacunó en el área de consulta externa a 485 empleados. Se pudo conocer que dentro del grupo de pacientes recluidos está la mamá de un reconocido jinete y presuntamente la jefa del Banco de Sangre del centro de salud, quien presenta los síntomas. El grueso de los casos permanece en el ala derecha del piso 8, que fue destinada exclusivamente para su atención, aunque algunas fuentes señalan que hay casos repartidos en el piso 6 y 7, que serán aislados en las próximas horas.  

La fuente citada asegura que al menos un paciente se negó a ser hospitalizado y presumen que será aislado en su casa con tratamiento. Hoy continuará el proceso de vacunación en el área de consulta externa y se dictará un taller sobre la vigilancia epidemiológica de la difteria en el Hospital Cuatricentenario, sin embargo, esta información no pudo ser confirmada ante la negativa de las autoridades regionales de ofrecer información al respecto.  

 

 

 

 

Más noticias

Comentarios
© 2015, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com o noticias@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama