Diario La Verdad

publicidad

El Lago está envejeciendo

Mariela Nava / Maracaibo / mnava@laverdad.com
Javier Alarcón, presidente del Instituto Municipal del Ambiente, considera que el Lago de Maracaibo "protestó" por las condiciones que atraviesa y una de las maneras de defenderse de tanto ataque de la contaminación proveniente de la ciudadanía fue la lemna

Las orillas del Lago de Maracaibo están repletas de basura y aguas negras. (Foto: María Fuenmayor)

La falta de conciencia de los zulianos y los agentes químicos contaminantes deterioraron la vida del Lago de Maracaibo. Este cuerpo de agua ubicado entre los estados Zulia y Trujillo está definido como una bahía semicerrada y salobre. Con una superficie de entre 13 mil 210 a 13 mil 820 kilómetros cuadrados,  es el más grande de Latinoamérica, el 19.º entre los lagos más grandes del mundo y el segundo más antiguo de la Tierra, con una antigüedad de entre 20 y 36 millones de años. 

Sin embargo, todas estas cualidades no parecen ser suficientes para los que deben cuidar de él. Marcelo Monnot, presidente del Centro de Ingenieros del Zulia, calificó de “grave” el estado actual del estuario. Los factores de contaminación son muchos, pero también existen otros que aunque no lo contaminan, sí modifican su estado físico. “Ahorita el centro del Lago de Maracaibo tiene un cono salino y se volvió una zona sin oxígeno, es decir una zona muerta. La unión de agua dulce y salada ocasionada por el canal de Panamá, modifica el ecosistema”. 

Los derrames petroleros constantes son, quizá, el mayor enemigo del reservorio. Situación que para el ingeniero es responsabilidad exclusiva de la estatal petrolera de Venezuela. “PDVSA no hace mantenimiento preventivo, correctivo ni predictivo a las tuberías que se encuentran en el Lago, no gozan de protección catódica, ni reemplazo de las tuberías averiadas y en algunos casos simplemente retener con algunas grapas las fugas, no haciendo la sustitución de todas esas tuberías que están averiadas”. La consecuencia es el derrame de crudo en el estuario que afecta las costas, mangles, la actividad pesquera y dañando toda la vegetación, plantón, sito plantón y los peces.

Las aguas residuales forman parte de los culpables, por desembocar en el reservorio sin ningún tipo de tratamiento. Monnot aclaró que inicialmente el Instituto para el Control y la Conservación de la Cuenca del Lago de Maracaibo (ICLAM) era el que tenía el control de todas estas plantas de tratamiento y luego fueron pasadas a Hidrolago. “La mayoría de estas plantas están inoperativas, es decir que todos los desechos que nosotros generamos como seres humanos, industriales, son vertidos directamente en el Lago, ocasionando un daño ambiental en el ecosistema de ese estuario”.

Todos estos factores forman un grupo de elementos de mucha importancia porque el envejecimiento se aceleró. Según el especialista, el estuario se podría sanar en 20 años, con la aplicación de políticas ambientales correctas y efectivas para salvarlo. La más cercana es el proyecto de la Ley para el Saneamiento del Lago de Maracaibo y sus Cuencas Hidrográficas, mismo que ya fue aprobado en primera discusión en la Asamblea Nacional y está listo para presentarlo a la segunda discusión. 

A pesar de todo, Monnot se aferra a devolverle a los zulianos ese Lago cristalino del que hablan los abuelos, pero sabe que para eso cada ciudadano debe hacer un compromiso y evitar dañar aún más. 

Compromiso 

Javier Alarcón, presidente del Instituto Municipal del Ambiente, lamentó la falta de “conciencia y amor por la ciudad” de los ciudadanos que viven en las orillas y que lanzan sus desechos a él. “Nosotros seremos unos buenos maracuchos cuando aprendamos a querer la ciudad porque no podemos seguir destruyendo lo que la naturaleza nos da. El Lago de Maracaibo ya nos protestó y trató de defenderse de tanto ataque y un ejemplo de ello es la lemna”.

Alarcón aclaró que aunque el cuidado del Lago es responsabilidad de Freddy Rodríguez, autoridad única de Ambiente en el estado, su despacho emprendió una campaña de concientización para evitar la destrucción del estuario en su costa. “Hicimos esta campaña para que la gente no bote la basura al cauce de las cañadas, porque esa bolsa rueda e igual va a parar al ecosistema, el marabino no puede usar el único reservorio de agua dulce que tenemos para echar la basura, porque el daño ambiental es de alto impacto”. 

Este rotativo intentó comunicarse vía telefónica con Rodríguez, pero por compromisos políticos no atendió nuestra solicitud. 

Buen Maestro 

El presidente del IMA adelantó que su despacho adelanta conversaciones con la empresa privada para el rescate de la plaza del Buen Maestro, donde la inseguridad y la falta de ciudadanía va en contra de los trabajos de embellecimiento y alumbrado que la Alcaldía de Maracaibo ya hace en el lugar. Insistió en que es necesario que Hidrolago cumpla con su responsabilidad con las aguas servidas para la limpieza de la orilla.

Más noticias

  • Metro de Maracaibo denuncia ataque a la estación Urdaneta

    12:00am

    A través de su cuenta Twitter, @MetroMaracaibo_, denunció que con piedras y bombas molotov, un grupo de violentos rompieron los vidrios de la estación Urdaneta en sentido Vanega-Libertador

  • Padecer de dengue puede atenuar la infección con zika

    12:00am

    La investigación, que comenzó a principios de 2016, indica que una previa exposición al dengue por vía natural podría proveer a la ciudadanía un mecanismo para limitar las infecciones con el virus. "Esto podría aplicar también a las personas que recibieron alguna vacuna experimental contra el dengue"

  • Entre el heroísmo y ausencia, los periodistas cumplen su labor

    12:00am

    Los zulianos exaltan el ejercicio de publicar información en medio de la “crisis” pese a la “persecución gubernamental”. Entre los reproches a los profesionales de la comunicación, destacan la falta de contacto con las comunidades y atención a las mismas

Comentarios
© 2015, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com o noticias@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama