publicidad

Descubren araña con orejas de conejo 

Maryángel Pérez / Maracaibo / diariolaverdadweb@gmail.com
La especie de murgaño se llama Metagryne bicolumnata y vive la selva del Amazonas en Ecuador

Foto: Archivo

El insecto fue captado por la cámara del fotógrafo Andreas Kay, especializado en estudio de la naturaleza, en la selva amazónica de Ecuador, pero no ha sido estudiado a profundidad. Por lo tanto, se desconoce la función de su cabeza que parece un sombrero de conejo. Su nombre científico es Metagryne bicolumnata. 

 

 El arácnido posee unos ojos amarillos falsos para intimidar, estos se encuentran encima de sus lomos y más debajo de ellos se ubican sus ojos reales blancos. Este espécimen fue descubierto por el biólogo Carl Friedrich Roewer en 1959. Los murgaños u opiliones no poseen glándulas venenosas ni zona media abdominal estrecha como las arañas. Más bien el cuerpo del “murgaño conejo” es grueso y circular. 

Por ello, no son peligrosos para los humanos. La “araña conejo” también se compara con una araña con orejas de perro. En el mundo existen más de 6 mil seiscientos 50 especies de murgaño. 

 

 

Más noticias

  • Meteorito caído en Cuba es radioactivo

    20/02/2019 07:00pm

    Los residentes de la zona desde el suceso comenzaron a reunir los fragmentos para tomarse fotografías y crear bisutería, lo cual podría ser peligroso

  • Samsung presenta Galaxy Fold

    20/02/2019 07:00pm

    Este miércoles 20 de febrero la compañía presentó su primer teléfono plegable en el evento Samsung Unpacked

  • Irán y China potencian hackeos a EEUU

    20/02/2019 03:24pm

    Los hackers de estos países han violado los sistemas de seguridad de decenas de bancos, compañías comerciales y organizaciones del gobierno en Estados Unidos para robar información de sus registros confidenciales y patentes de tecnología

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama