Diario La Verdad

publicidad

Atraco fatal

Isabel Cristina Morán / imoran@laverdad.com / Maracaibo
A Harold Colina le dispararon siete veces para robarle su camioneta. Uno de los maleantes murió, otro escapó y el tercero agoniza en el hum. A la víctima la atacaron en el sector 18 de Octubre. Con su arma enfrentó a los delincuentes

6.20 de la tarde. Un hombre vestido de azul camina sin dirección aparente por la emergencia de la clínica Paraíso. Suena su celular. "Aló, ¿Margelis? Esto va pa' largo. Lo tienen que llevar a la PTJ pa' hacerle autopsia. Claro, claro que lo mataron, (...) cálmate, cuidao con papi y mami". Desconsuelo, lágrimas. Ese era el papá de Harold Enrique Colina Rojas, quien dos horas antes se enfrentaba con tres delincuentes para que no le robaran su camioneta. 

La víctima, de 28 años, compraba un par de tornillos y herramientas para hacer reparaciones en el cuarto de su única hija de un año. Estaba en una ferretería de la prolongación de la Circunvalación 2 con avenida 5, del sector 18 de Octubre. Tres extraños lo sorprendieron. Lo bajaron de su Toyota negra. Entonces comenzó el intercambio de disparos.

Una comisión de Polimaracaibo y del CPEZ pasaban por el lugar. Volvieron a sonar las detonaciones y cayó herido Harold Enrique. Una de las patrullas lo trasladó al centro clínico, donde su padre es médico.

Operativo eficaz

La Policía pidió apoyo e hizo el cerco de emergencia. Siguieron a los maleantes hasta llegar a la calle 48 de la urbanización El Rosal. Al final de la vía, tan sola como un domingo en la noche, los delincuentes estrellaron la camioneta ya robada frente a la casa Los Laureles, al lado de un terreno enmontado. Los revólveres nunca pararon de escupir veneno metalizado por el camino. 

Los tres hombres intentaron escapar. Darwin Eduardo Galué González (19) se bajó y disparó. Pero los tiros de los funcionarios lo tocaron primero. Lo trasladaron al Hospital Adolfo Pons. A su compañero, José Alexis González (24), lo pillaron saltándose una cerca. Lo hirieron en una pierna. Hasta el cierre de esta edición, agonizaba en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario. 

Un tercer implicado escapó con parte del botín. Se llevó las armas de sus compinches, además de la pistola 9 milímetros de Harold Enrique Colina, pues tenía porte de armas. Esa fue la versión que dio el supervisor Carlos Hernández, jefe de patrullaje. Él estuvo frente a este operativo.

Desconsuelo    

Antes de las 5.30 de la tarde la emergencia de la clínica Paraíso se llenó de dolientes. Testigos presenciaron el momento en que los padres de Harold Enrique entraron corriendo al área restringida. También contaron cómo su novia se desvaneció cuando le dieron la noticia. La pareja acababa de comprar un apartamento. Tenían planes para casarse.

"En este país no se puede vivir, qué mierda", murmuró un familiar. "Tenía mucho futuro, quería a su novia y a la hija. No sé por qué no fue pa' Epa. Y por una camioneta que estaba asegurada", repetía entre lágrimas con indignación. 

Sentado en la acera, el papá de Harold no paraba de lamentarse. Habló dos veces más con Margelys, y en todas la exhortó a la calma. "Me había dicho que iba a dejar de cargar esa pistola. Y yo le dije 'sí, mijo, es lo mejor'. Y ahora viene a pasar esta vaina".  

Harold Enrique Colina Rojas. 28. Era comerciante. Vendía equipos de sonido y accesorios para celulares. Tenía una hija de un año. 

Patrullaje constante

El supervisor Carlos Hernández, jefe de patrullaje, informó que en dos semanas se han hecho cinco procedimientos policiales que frustraron robos de carros. Se recuperaron seis vehículos.

7 tiros recibió Harold Colina durante el atraco. 

Más noticias

  • Liquidan al cómplice de "Brunito" en Cerros de Marín

    12:00am

    Un dato, con la descripción exacta del fugitivo, los llevó ayer hasta la calle 77 del sector Cerros de Marín, parroquia Olegario Villalobos al este de Maracaibo. En un primer intento se les escabulló, corrió, se refugió en una casa y tras un breve tiroteo lo sacaron en brazos

  • Lo matan dentro de su camioneta en Santa Rita

    12:00am

    Luis Alejandro Chaparro Mavárez, de 18 años, recibió un impacto de bala en el oído derecho mientras conducía su camioneta por el sector Puerto Escondido. Testigos señalan que el hombre fue intercerptado por dos motorizados que tras dispararle huyeron del sitio

  • Sicarios lo persiguen hasta el entierro de su esposa

    12:00am

    La Policía presume que se trata de una guerra entre los miembros de la banda de Los Matos. Primero mataron a Jorge Paz y a Katherine Scandela, esposa de la nueva víctima

Comentarios
© 2015, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com o noticias@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama