Diario La Verdad

publicidad

Hallan muerto a hijo de un Fiscal del MP en Caracas

Redacción web / Maracaibo / web@laverdad.com
Reidid Rafael Josue Rojas, de 28 años, hijo del fiscal 24 con competencia nacional del Ministerio Público, Didier Rojas, apareció muerto junto a otro amigo identificado como Daivin Isaid Acosta, de 26 años. Aparentemente los jóvenes habían sido secuestrados el día de ayer

(Foto: Archivo)

En la calle Colombia de Monte Piedad, de la parroquia 23 de Enero, en Caracas, fue localizado el cadáver de Reidid Rafael Josue Rojas, de 28 años, quien era hijo del fiscal 24 con competencia nacional del Ministerio Público, Didier Rojas. 

Al lado del cuerpo de Rojas se encontraban los restos de su amigo Daivin Isaid Acosta, de 26 años. 

Según versiones policiales los jóvenes fueron secuestrados la noche de ayer. En el lugar donde aparecieron los cadáveres se localizaron ocho conchas de un arma nueve milímetros. 

La Policía científica levantó el cuerpo de los jóvenes y los trasladó a la medicatura forense sin ningún tipo de identificación. El fiscal fue el que reconoció el cadáver de su hijo. 

Más noticias

  • Lo arrollan de regreso a su casa

    12:00am

    El accidente ocurrió con sentido Cabimas a Ciudad Ojeda a las 5.00 pm del pasado lunes. Los testigos se sorprendieron por la rapidez con que ocurrió todo. A ninguno les dio tiempo de ver la placa del carro

  • Flota cadáver de pescador en Zapara

    12:00am

    A William José Estredo lo buscaban desde el 27 de enero. Su embarcación zozobró a una milla naútica del puerto Internacional de Guaranao en Punto Fijo

  • “Denunció a los medios que lo robaron, y lo mataron”

    12:00am

    “Hace semanas se metieron en su vivienda y en la de otros vecinos” comentó su progenitora. Solo se les llevaron el dinero y la comida. “Él denunció a los medios que lo robaron y lo mataron”

Comentarios
© 2015, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com o noticias@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama