Diario La Verdad

publicidad

Triple asesinato en San Francisco

Ana Karolina Mendoza amendoza@laverdad.com
A Alfre Morales (20) le dispararon en la cabeza. También ultimaron a dos primos y balearon a su padre. Un familiar refirió que a las víctimas se las llevaron engañadas ayer en la mañana de su casa

A los hombres los llevaron hasta una trilla enmontada para asesinarlos.

A los homicidas no les tembló el pulso: un disparo en la cabeza a cada uno y al viejo dos en el pecho. Ajusticiaron a tres hombres, entre ellos a un supervisor de barrido manual del Instituto Municipal de Aseo Urbano (Imáu). Su padre sobrevivió a la emboscada. Está grave en el Hospital General del Sur.

La Policía Nacional Bolivariana (PNB) recibió la denuncia de los residentes del barrio San Benito II, parroquia Marcial Hernández del municipio San Francisco: "Hubo unos tiros y los muertos están en una de las trillas".

Los uniformados hallaron tres cuerpos con los ojos entreabiertos, las caras ensangrentadas y masa encefálica en la arena, por las heridas de bala en los entrecejos y en la parte de atrás de la cabeza. Carlos Morales (62) se arrastró unos dos metros de los cadáveres, balbuceaba sangre, estaba vivo.

En una patrulla lo trasladaron al Hospital General del Sur. Ingresó a las 12.30 según el informe policial. Ahí llegó un pariente de la víctima. Trascendió que al sexagenario lo preparaban en el área de Traumashock para operarlo y extraerle los proyectiles que se le alojaron en la parte abdominal. "El estado es crítico". 

Los inspectores de la subdelegación San Francisco de la Policía científica y la unidad forense formalizaron el levantamiento de los tres cadáveres. Uno de ellos llevaba en el bolsillo de su jean un carné acrílico que lo identificaba como Alfre Santiago Morales Sierra (20), supervisor de barrido manual del Imáu. Este es hijo del herido. Los otros dos no portaban documentos personales, informó un funcionario; pero presumen que son familia por los rasgos wayuu.

Una prima de las víctimas llegó a la morgue forense a las 6.00 de la tarde. Entró y los reconoció: "Son Alexis Puche y el 'Chan chan'. Son hermanos y viven en Santa Rosa. Mi prima (su hermana) me dijo que salieron de la casa a las 8.00 de la mañana y se enteraron de la mala noticia a mediodía".

Presunta venganza

"El familiar que llegó al hospital dijo que a los cuatro se los llevaron de Santa Rosa de Agua, como a las 11.00 de la mañana, hacia San Francisco, supuestamente para pelar cochinos. Al parecer los engañaron y se los llevaron en un Monza azul", precisó el uniformado.

Trascendió que ayer en la tarde la Policía científica ejecutó un allanamiento en una vivienda del sector Los Bucares. Los uniformados presumen que los asesinaron por venganza.

Más noticias

  • Detenidos tres hombres que robaban en una cauchera

    11:15am

    Los tres maleantes fueron sorprendidos por funcionarios policiales mientras robaban en el local ubicado en la avenida La Limpia a la altura de la calle 70 de la ciudad de Maracaibo. Entre los detenidos se encontraba un menor de edad de 16 años 

  • Imputan cuatro delitos al "Monstruo de Santa Rosa"

    12:00am

    En la audiencia de presentación consideraron que eran pruebas suficientes para presumir su responsabilidad en el caso y otorgaron la medida judicial privativa de libertad bajo los delitos de feminicidio agravado, homicidio intencional calificado, violencia sexual agravada y abuso sexual con penetración agravado, detalló el comisario Darwin Linares, director de la Policía científica en Zulia

  • La Policía liquida al "Purrungo" y el "Niño"

    12:00am

    El Purrungo y el Niño notaron la presencia policial ayer a las 12.30 de la noche y corrieron para esconderse en una residencia, los uniformados adscritos la Dirección de Inteligencia y Estrategias Preventivas (DIEP) y al Equipo de Respuesta Especial (ERE)del CPBEZ activaron la búsqueda en la zona

Comentarios
© 2015, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com o noticias@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama