Lo mata un quinceañero por bailar con su novia en Maracaibo

Evelis Borjes/ Maracaibo, Venezuela/ [email protected]
Los jóvenes se encontraban en un festejo ingiriendo alcohol cuando se inició una fuerte riña que tomó la vida de la víctima

Foto: Instagram

Un adolescente después de sostener una fuerte riña con un sujeto de 26 años por bailar con su novia sacó un revolver y le disparó a su víctima. El hecho ocurrió en la parroquia Luis Hurtado Higuera, del municipio Maracaibo, en el estado Zulia.

La víctima respondía al nombre de Bernny José Paredes Martínez, así lo dio a conocer Douglas Rico, director del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas a través de su cuenta oficial de Instagram.

Tras las investigaciones de los sabuesos de la Policía Científicas se determinó que el adolescente se encontraba ingiriendo bebidas alcohólicas en una fiesta junto a su novia cuando Paredes Martínez sacó a bailar a la fémina, lo que genera una riña que se tornó acalorada y el joven de 15 años sacó a relucir un arma de fuego y le propinó múltiples heridas a Paredes, que le causaron la muerte.

Rico manifestó que una vez esclarecido el hecho y teniendo todos los elementos criminalísticos que comprobaban la participación del joven en el homicidio, fue detenido en el sector María Angélica de Lusinchi, municipio Maracaibo, estado Zulia, donde se incautó un revólver calibre 38 y dos municiones, utilizada para cometer el hecho.

El caso fue referido a la orden de la Fiscalía Superior del Ministerio Público.

 

¿Deseas recibir esta y otras noticias en tu celular? Únete a nuestro grupo de Telegram o WhatsApp a través de los siguientes enlaces: Telegram https://t.me/diariolaverdad y WhatsApp https://bit.ly/3oGlyVa. Además, sigue nuestro perfil en Instagram @diariolaverdad y en Facebook y Twitter @laverdadweb.

 

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: [email protected] , [email protected] o [email protected]
Desarrollado por Miguel Guadarrama