Diario La Verdad

Ratas comen cadáveres en el Central

Por Hiram Aguilar Espina / Maracaibo / noticias@laverdad.com

Afectados exigen que se cumplan los protocolos forenses. Familiares de Ángela María Fernández, fallecida en el recinto público, hicieron la denuncia. "Nos quería entregar el cuerpo sin media cara y sin dos dedos"

Viernes, 30 Noviembre 2012 00:00

4008 CLICS

Un escándalo estalló ayer en el Hospital Central de Maracaibo. Familiares de Ángela María Fernández, una mujer de 49 años que falleció a las 9.45 del miércoles, denunciaron que en la morgue del nosocomio dejaron su cadáver fuera de las cámaras refrigeradoras y las ratas le comieron parte del rostro y los pies.

Neptalí Fernández, sobrino de la fallecida, expresó su molestia. "Mi tía murió por un tumor en la cabeza, pero no puede ser que hayamos visto el cuerpo en buen estado y al amanecer nos quieran entregar el cadáver con media cara comida y sin dos dedos del pie".

A la protesta se sumó Benito Valbuena, hijo de la difunta. "Yo la vi bien anoche (miércoles) y ahora me vienen a decir que se le desarrolló una infección ¿y le comió la cara de un día para otro? ¿Quién va a creer eso?".

Aseguraron que un trabajador del recinto adscrito a la Gobernación del Zulia les contó que era el tercer caso de cuerpos deteriorados por roedores.

David Fernández, hermano de la mujer, advirtió que antes los directivos del Central han "negociado" con los familiares para evitar que se difunda la información. En este caso les ofrecieron injertarle piel de los muslos a su pariente para arreglarle el rostro.

Representantes de los medios de comunicación buscaron información con directivos del recinto, pero estos prohibieron la entrada a los periodistas. Se desconoce si las cavas forenses están en mal estado o no dan abasto.

Los parientes afectados relataron ayer al final de la tarde que, en efecto, arreglaron el cuerpo. Sin embargo, solicitaron a las autoridades regionales tomar correctivos para evitar episodios desagradables a otras familias.

Historia

Fernández vivía en el barrio San Ignacio, kilómetro 104 de la vía a Perijá, en el municipio Rosario de Perijá, cerca de la población de Barranquitas. Tenía un mes recluida en el Hospital Central Dr. Urquinaona. Su cuadro clínico se complicó porque era diabética. Tenía un tumor cerebral benigno. En 1980 un camión la arrolló, cuando tenía 17 años. Su familia presume que aquel accidente incidió en la aparición de la lesión intracraneal. Dejó dos hijos en orfandad.

 

Imprimir

Email

Compartir

 

 

 

 

 

 

Portada del día
Otras publicaciones en línea
  • Especial Maracaibo
  • Estampas
  • Bienes raíces
  • Turismo

 

 

 

© 2012, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com o noticias@laverdad.com

Diseñado por