publicidad

Venezolanas que emigraron y regresaron en un ataúd

Redacción Sucesos / diariolaverdadweb@gmail.com
Miles de venezolanas que emigran en busca de una mejor calidad de vida son víctimas de la violencia en países latinoamericanos 

La muñeca más cara de la vitrina. (Foto: Cortesía)

Kenny Finol estudiaba Comunicación Social en su natal Maracaibo, en el noroeste de Venezuela, y aspiraba a convertirse en una periodista de renombre, pero tuvo que escapar del vertiginoso deterioro económico de su país, que la obligó a emigrar primero a Colombia y luego a México.

Regresó a Venezuela en un ataúd.

Su cadáver fue hallado el 25 de febrero del 2018 en una calle solitaria del municipio Ecatepec, en el estado de México, considerado la zona de más violencia contra las mujeres y donde operan organizaciones de trata de personas y tráfico de drogas.

A la venezolana de 26 años le desfiguraron el rostro con ácido, la golpearon brutalmente, la violaron y la torturaron antes de matarla.

Finol es solo una de decenas de jóvenes obligadas por el colapso económico de Venezuela a abandonarlo todo para probar suerte en otros países, pero lo que encontraron fue la muerte.

Entre febrero del 2017 y noviembre del 2018 en diversos medios de Latinoamérica se reportaron las muertes violentas de por lo menos 41 venezolanas.

Algunas parecieron al caer en las garras del crimen organizado, otras a manos de esposos que se volvieron violentos tras emigrar, o por parejas obsesivas, reseñó El Nuevo Herald.

Los peligros al acecho 

Kenny Finol se fue de Venezuela en el 2015. La joven que quería graduarse de periodista terminó trabajando de dama de compañía en México.

Se anunciaba como “La muñeca más cara de la vitrina” en ZonaDivas.com, uno de los portales de escorts más conocidos de México, que usaba una red de explotación sexual hasta que fue cerrado en abril de 2018, después de una cruzada de las autoridades mexicanas contra los delincuentes que lo manejaban.

México ya había comenzado a mostrar que es un país de riesgo para jóvenes en situaciones como la de Finol. Seis venezolanas fueron brutalmente asesinadas en el último año y medio en ese país, varias de ellas presuntamente por personas vinculadas con la trata de personas y el narcotráfico.

La joven finalmente regresó, pero para quedarse en un cementerio.

Su paso por México pareció marcado por la violencia. Meses antes que la mataran, la joven de cabello rubio y ojos verdes supuestamente recibió una salvaje golpiza de su presunta pareja, identificada por el hermano de Kenny como Bryan Mauricio González, apodado “El Pozole” y a quien responsabiliza del asesinato de su hermana.

En videos grabados por ella y divulgados en internet por varios medios mexicanos en octubre del 2017, Finol aparece con múltiples contusiones en el rostro, los ojos y la boca, y afirmaba que González le propinó “cuatro machetazos” y le perforó el paladar con una pistola.

Alvarado Finol hermano de la venezolana dijo, que el comportamiento de su novio era horrible, y medios de comunicación mexicanos lo identificaban como un presunto sicario y supuesto miembro de un cartel de las drogas.

“Ellos supuestamente eran pareja hace tiempo y mi hermana se dio cuenta en lo que andaba él”, detalló.

El caso de Finol ilustra una alarmante tendencia que emerge en medio del gran éxodo de venezolanos, que coloca a miles de jóvenes en una situación de gran vulnerabilidad.

El criminólogo y abogado venezolano Fermín Mármol García dijo que Venezuela ha tenido un movimiento poblacional muy importante en los últimos años, en que los ciudadanos emigran por razones que son “eminentemente económicas y sociales”.

“Cuando esa emigración se debe al empobrecimiento de un país vamos a tener una migración muy mixta. Por un lado, profesionales, pero también un movimiento poblacional que está dispuesto a todo, y cuando uno está dispuesto a todo es factible que la trata de personas se haga presente”, explicó en una entrevista desde Caracas.

Más Venezolanas

Una venezolana que logró escapar de los maltratos, amenazas y secuestros en México cuando trabajaba de escort reveló a el Nuevo Herald que soportó esa situación por su bebé y por “la necesidad que tenía”.

Relató los detalles de la experiencia a cambio del anonimato, para evitar que sus antiguos verdugos la identifiquen. El miedo todavía la persigue.

Decidió emigrar a México cuando la contactó una compatriota con quien había vivido en Venezuela y que fue una de las venezolanas asesinadas en ese país.

“Ella me contactó con una mujer que me tenía como trata de blancas. Me hacía trabajar como perra y ni dinero, ni comida, hasta que me escapé. Hasta el pasaporte me tenía retenido. Luego vinieron las amenazas”, contó la joven oriunda del estado Lara.

La joven trabajó durante un mes y medio bajo el mando de esa mujer, que ella asegura es colombiana. Le cobró 5 mil 200 dólares por el pasaje a México, todo el dinero que ganó en el tiempo que trabajó con ella.

“No me dejaban salir, me tenían encerrada en una casa. Yo trabajaba casi que 24 horas al día. Sólo te dan un día libre después de 15 días de trabajo. Te amenazan con que te van a cancelar el pasaporte y lo hacen. Te amenazan de muerte. En fin, todo lo que pueda dar miedo. Te dicen que si no cumples tu familia lo paga”, detalló.

En una ocasión le dio 15 mil pesos mexicanos —unos 780 dólares— a las personas que la supervisaban para que se los enviaran a su familia y el dinero nunca llegó. Por eso decidió escaparse. Lo planeó en su día libre, se fue a un hotel que pagó con las propinas que recibía. Luego la mujer venezolana que la había convencido de viajar a México la ayudó a huir.

Casos como estos se han vuelto cada vez más comunes, según los expertos.

En Ecuador

Lorena Marina Cardozo, de 21 años, se despidió de su humilde familia en Chivacoa, estado Yaracuy, en la zona centro norte de Venezuela, y partió hacia Manta, Ecuador, en septiembre del 2017. En ese país dos primas le dieron albergue.

La joven, que parecía alegre y entusiasta con su nuevo destino, a juzgar por las fotos que publicaba en Facebook, pronto se encontró con la dura realidad que viven muchos de sus compatriotas que han emigrado: tener que vender golosinas, empanadas o flores en las calles para sobrevivir.

Su zona de trabajo era el malecón de Manta, en playa El Murciélago, un lugar donde hay bares llamados kioscos y es muy popular entre la comunidad de venezolanos que residen en esa ciudad ecuatoriana.

Cardozo desapareció días antes de la fecha en que planeaba regresar a su país para asistir a su acto de graduación como ingeniera comercial. Su cadáver fue hallado el 17 de marzo en un camino poco transitado.

La autopsia determinó que se ahogó con su propio vómito; el cuerpo no tenía señales de violencia, pero se desconoce cómo apareció en ese lugar y quién la trasladó allí.

Más noticias

  • Asesinan a una venezolana y a sus dos hijos en Perú

    17/12/2018 02:57pm

    Una venezolana y sus dos hijos de 3 y 4 años fueron asesinados en el interior de una vivienda en Perú. Las víctimas tenían varias cuchilladas en el pecho, cuello y abdomen, y se presume que el ataque ocurrió mientras dormían

  • Se fugan 18 presos de calabozo policial en Guárico

    16/12/2018 08:30pm

    Al menos 18 personas detenidas en un calabozo policial de una subdelegación del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) ubicada en el estado Guárico, en el centro de Venezuela, se fugaron durante la madrugada, según reseñan medios locales.

  • Tres venezolanos detenidos por asesinar a una mujer en Perú

    15/12/2018 08:00pm

    La Policía Nacional de Perú capturó a tres venezolanos que presuntamente estarían implicados en el crimen de la mujer que fue hallada muerta dentro de un cilindro relleno con concreto en Perú 

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama