publicidad

Siguen en la búsqueda de estudiante de LUZ desaparecida

Redacción Sucesos / Maracaibo / noticias@laverdad.com
Siete días desaparecida lleva María Gracia Reyes, de 18 años, estudiante de Artes Plásticas de la Universidad del Zulia, la angustia de sus familiares crece, la buscaron en hospitales y morgues de Maracaibo, el resultado, no aparece. Fuentes oficiales de la Policía científica informaron el pasado miércoles que han realizado allanamientos, “no hemos conseguido nada en concreto”

Estudiantes exigen celeridad en las investigaciones. (Foto: Cortesía)

Desde que la joven salió el pasado jueves 1 de marzo, de su casa en el barrio Estrella del Sur, en San Francisco, con rumbo a la institución de educación superior sus parientes no han vuelto a saber nada de ella. A través de una llamada telefónica la infortunada le comentó a un amigo que la esperaban en una entrevista de trabajo en Puente Cristal, en el centro de Maracaibo, le pidió que la acompañará, ante la negativa fue sola.

Judith Sanjuan, madre de la muchacha, aseguró que mantenía comunicación con un árabe, le ofreció empleo. El hombre es cliente del papá de María, compraba jugos en el puesto que tiene en el centro de la ciudad. En la primera fase de las experticias, los detectives investigan el entorno familiar y círculo de amistades, manejan el caso como una desaparición.

La Facultad Experimental de Arte de LUZ informó a través de su cuenta en Twitter que el Consejo Universitario acordó por unanimidad solicitar a los cuerpos de seguridad del Estado que se aboquen a la búsqueda de la joven.

María Reyes. 18 años. Reside en el barrio Estrella Sur. Estudiante de la escuela de Artes Plásticas de LUZ.

Si usted la ha visto por favor comuníquese a través del siguiente número telefónico: 0414-640.74.91/ 0426-063.07.01 / 0416-862.59.66.   

 

 

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama