publicidad

“Me quede esperando que llevaran las medicinas”

Helen Hernández / Maracaibo / noticias@laverdad.com
Ana Isabel Soto, madre del receptor de los Piratas de Pittsburg, Elías Díaz, estuvo cuatro días en cautiverio. Es hipertensa y diabética, sus secuestradores se limitaron alimentarla con arroz chino

Representantes de los cuerpos de seguridad zulianos aseguran que los Soto no pagaron rescate. (Foto: José Gil)

Después de cuatro días de agonía Ana Isabel Soto, de 72 años, se reunió con sus familiares en la calle 45 con avenida 5, parroquia El Bajo, en el municipio San Francisco. Sus hijos le daban gracias a Dios y a las comisiones mixtas de la Policía científica y la Policía regional por salvarla.

Luego que cuatro presuntos delincuentes se la llevaron en una camioneta Cherokee, negra, placa AA87ZJ, el destino de la adulta mayor se postergaba inexistente. En el trayecto la angustia aumentaba, los hombres le preguntaban cuántos vehículos había comprado Elías David Díaz Soto, su hijo, la respuesta brotó de sus labios: “Cuatro. Están estacionados en el garaje”.

A medida que el tiempo transcurría, las interrogantes formuladas por los maleantes aumentaban hasta el punto de hacerse insoportables. ¿Sus hijos tienen armas de fuego?, ¿Cuántos hermanos tiene Elías?, ¿Su hijo bebe licor?, la dama respondía con seguridad, “esos muchachos que viven en la casa son mis hijos”, “Elías tiene dólares, porque los trabaja”.

El recorrido terminó, los maleantes bajaron a la víctima en una granja abandonada, en el sector Ancón Bajo, vía a los Tres Locos, parroquia Antonio Borjas Romero del municipio Maracaibo. La pesadilla apenas comenzaba, en medio de la oscuridad de una habitación donde la única compañía que tenía era una cama y un ventilador de pie, Ana Isabel pensaba en sus hijos.

Tres hombres entraron al dormitorio, los dos primeros días de cautiverio le ofrecieron arroz chino y jugo para almorzar, la mañana siguiente café con leche y galletas de soda. La infortunada necesitaba las pastillas, es hipertensa y diabética, el compromiso, comprarían las medicinas. “Aún las sigo esperando”, comentó la septuagenaria tras su liberación.

Implicados

Durante una rueda de prensa ofrecida en la sede de la Policía científica en Altos del Sol Amada el comisario Jesús Teresen, jefe de la REDI Occidente, acompañado por el Secretario de Seguridad Danilo Vílchez, el general Rubén Ramírez Cáceres, director general de la Policía regional y la mancomunidad policial; y el comisario Giovanny González, jefe del cuerpo detectivesco, comentaron que cinco efectivos del CPBEZ participaron en el secuestro de Soto.

Los oficiales implicados pertenecen a la Brigada K-Nina Antidrogas (ECA), por lo que la intervención de ese cuerpo de seguridad, en Cuatricentenario, resultó imprescindible. Presumen que sus miembros forman parte de una banda delictiva dedicada al secuestro.

Uno de los oficiales detenidos es Jhonny Segundo Villamil Negretty (31), uniformados adscritos a la Brigada Contra Secuestros, lo detuvieron por el delito de secuestro agravado y asociación para delinquir, será presentado ante los tribunales en las próximas horas.

Se conoció que los cuatro funcionarios se presentaran hoy en los tribunales, los efectivos arrestaron a dos de ellos en los comandos policiales donde prestaban servicios; al resto, en su casa. El dueño de la camioneta Cherokee permanece tras las rejas, los sabuesos investigan su participación.

La Fiscalía ordenó una orden de aprehensión contra José Luis García Rivas (34), otro oficial del Cuerpo Policial del Zulia, participe en el secuestro, esta evadido. Los detectives están tras la pista del “Rafito”, el “Loco” y Erick Alberto Parra. El ministro Reverol aseguró tener “mano de hierro contra todos los funcionarios que cometan delitos (…) Caerán todos, tengan la jerarquía que tengan. Le pedimos al pueblo zuliano que cuenten con nuestras instituciones”.

 

 

 

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama