publicidad

Secuestran a madre de grandeliga zuliano en El Bajo

Redacción Sucesos / Maracaibo/ noticias@laverdad.com
Cuatro delincuentes raptaron a Ana Soto (72), madre del receptor de los Piratas de Pittsburgh, Elías Díaz, cuando barría su casa en la calle 45 con avenida 5 del municipio San Francisco. Sus familiares están herméticos, los delincuentes no han pedido rescate

Los sabuesos presumen que los antisociales pueden llevar a la mujer hasta La Concepción o La Cañada de Urdaneta. (Foto: Cortesía)

En la calle 45 con avenida 5, parroquia El Bajo, en el municipio San Francisco, secuestraron, hoy a las 8.00 de la mañana, a Ana Soto, de 72 años, madre del receptor grandeliga zuliano de los Piratas de Pittsburgh, Elías Díaz. Los detectives de la Policía científica están tras la pista de los delincuentes.

Fuentes oficiales ligadas a la investigación comentaron que la septuagenaria barría su residencia cuando de pronto una camioneta Cherokee, negra, placa AA87ZJ, se detuvo. Cuatro delincuentes descendieron, apuntaron a una joven con armas de fuego Glock, bajo amenaza le preguntaron por la dama.

Mientras los maleantes sacaban a la adulta mayor de la vivienda envuelta en sabanas, por los alrededores se desplazaba un automóvil Silverado, al parecer servía de “mosca”. Los sabuesos presumen que el cuarteto criminal embarcó a la víctima dentro de esa unidad, con destino a Villa Paraíso. 

El expelotero de las Aguilas del Zulia, Eminson Soto, otro hijo de la secuestrada, denunció el hecho en la delegación de la Policía científica del municipio sureño. Uniformados de distintos cuerpos de seguridad se encuentran desplegados en toda la región; activaron alcabalas en la cabecera del puente sobre el Lago de Maracaibo, y ampliaron el cerco policial en todas las zonas que puedan servir de guarida para los hampones. 

 

 

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama