Diario La Verdad

publicidad

Lágrimas y sollozos llenan el velatorio de Noelia Castro

Edwin Aldrin Charry / Maracaibo / noticias@laverdad.com
Familiares de Noelia del Carmen Castro Núñez (45) comentaron en su velorio la verdad tras su asesinato, desmintiendo la versión preliminar del crimen pasional

Los familiares de la víctima se acercaron al féretro donde reposaba su cuerpo sin vida para darle el último adiós. (Fotos: José Gil)

Familiares y vecinos de Noelia del Carmen Castro Núñez, de 45 años, se reunieron para velar sus restos, en la casa 165-23, en la calle 185-A con avenida 49C-1, barrio 19 de abril, parroquia Domitilia Flores del municipio San Francisco. Como costumbre familiar, recibieron a los asistentes con un desayuno y un café.

Mientras muchos seguían atónitos ante la pérdida, bajo una lona que cubría el sol de las 10 .00 de la mañana, Rosbeidi Montiel, hija de la víctima, detalló ayer a la prensa el orden de los acontecimientos. Desmintió la versión dada por Arnoldo Torres Torres, de 52 años, el obrero de la finca Los Machos que la asesinó.

Montiel contó que un vecino de otra finca le notificó que notó cuando la señora discutió con el obrero por un par de reses que se habían perdido de la finca, responsabilizándolo al ser el encargado de los animales en la mañana del pasado jueves. Dentro del altercado, el “Guácimo”, como era conocido, le pidió a su patrona que se le devengara más dinero del que le habían dado.

A Noelia la tomó descuidada su verdugo; la atacó por la espalda con un tubo de metal, golpeándola en reiteradas oportunidades en la cabeza, espalda y hombros. Sobre su ropa habían salpicado gotas de sangre, que intentó quitar lavándolas a mano, sin éxito. Se cambió de ropa y puso a secar la usada en el homicidio. Corrió a avisarle al vecino de la finca de al lado, no sin antes bajarle los pantalones al cadáver de Noelia. Arnoldo ya tenía una coartada.

Alertó a su vecino de haber visto un hombre golpear y violar a la mujer, el hombre conmocionado tomó una escopeta y algunas municiones y se las dio para que lo enfrentara mientras le avisaba a los familiares por teléfono. Obtuvo como respuesta “¿Para qué los vas a llamar? Avísales en la mañana.” En el acto sospechó de la veracidad de su historia.

Al lugar llegaron los familiares de la víctima junto a funcionarios de la Policía científica, para levantar el cadáver y realizar las experticias. Rolanye Castro, hija de la occisa, comentó que al acercarse vio al obrero comer cerca del cuerpo sin vida de su madre, reclamándole enseguida por su falta de respeto. El trabajador de la finca se reía cuando le preguntaban si la había asesinado él.

Uno de los funcionarios halló la ropa húmeda de Arnoldo. Negó trabajar en un matadero al ser cuestionado sobre la sangre en las prendas. Al sospechoso lo trasladaron hasta la Subdelegación Machiques del cuerpo detectivesco para que declarara lo sucedido. Cinco minutos después de ingresar, se declaró culpable al afirmar que había matado a Noelia, presuntamente por problemas pasionales.

Sus hijas la describieron como una mujer trabajadora, luchadora, responsable y atenta a su familia.

Sus vecinos no tienen quejas de ella. Era bachiller, no continuó sus estudios. Desde entonces dedicó su vida al comercio. Trabajó durante 11 años como encargada de un local en Bingo Reina, donde vendían insumos para la bisutería. Tenía tres años al mando de la finca Los Machos, en el sector La Macoita, en la parroquia Libertad de Machiques de Perijá. Su padre se la dejó al no poder continuar por una enfermedad.

Más noticias

Comentarios
© 2015, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com o noticias@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama