Diario La Verdad

publicidad

Apuntan a directora para ingresar y robar en un liceo

Andrea Querales / Maracaibo / aquerales@laverdad.com
Dos azotes asaltaron tres secciones de una institución privada en La Limpia. Se llevaron los teléfonos celulares de los profesores y alumnos de tercero, cuarto y quinto año de bachillerato

Los adolescentes permanecían aterrados tras ser víctimas de la delincuencia dentro de su casa de estudios. (Fotos: José Nava)

Apenas vio a su padre, la adolescente morena, con uniforme de educación física y cola de caballo, se colgó de su cuello. Las lágrimas y los nervios no le permitían contar a la colegiala lo que pasaba. Hacía al menos una hora que dos asaltantes habían ingresado a su liceo, en el sector La Limpia de Maracaibo, habían apuntado con sus armas de fuego a unos 50 alumnos, en tres secciones, y a sus profesores para robarlos. A todos les quitaron los teléfonos celulares.

Las manos le temblaban, aún lloraba de los nervios y tomó aire. Linda González, directora del plantel, recordó que un joven se acercó ayer, a las 2.50 de la tarde, a la puerta y pidió para hablar con ella. Como se suspendió el receso por la lluvia, en el pequeño patio de la institución, "estaba con un grupo mientras compraban en el cafetín, al terminar los envié al salón para que no se mojaran".

Cuando la directora se acercó a la puerta, le preguntó qué deseaba. El desconocido sacó su arma de fuego, de inmediato la apuntó y le ordenó que abriera la puerta. 

Uno de los asaltantes se quedó en la oficina de la Dirección y el otro se llevó a la directora. Primero ingresaron al salón de quinto año. El ladrón les ordenó: "Levante la mano quien tenga teléfono". Le arrebató el morral a uno de los liceístas, sacó sus libros para que sus compañeros guardaran allí todo.

Los 17 alumnos quedaron pasmados. Tras unos segundos de silencio, un chico levantó la mano y el resto del grupo lo siguió. A los que no levantaron la mano les ordenaron que salieran del salón. Antes de que se marcharan les advirtieron: "Si les encontramos algo, los partimos".

Una alumna, sentada en la última hilera de pupitres a la que se acercó el atracador, escondió el móvil entre las piernas. El delincuente caminó hasta su puesto y le dijo: "No metiste tu teléfono". Le señaló el bolso donde estaba guardando el resto de los celulares, esta obedeció y mientras caminaba le arrancó del cuello la cadena que lucía.

Repitieron la operación con los salones de tercero y cuarto año. La directora juró que les rogó para que no entraran al resto de los grados. Para silenciarla la llevaron a una oficina y le ordenaron que no saliera. 

Los estudiantes y el resto de los profesores aseguraron que los atracadores rondaron unos 20 minutos por el plantel y luego se marcharon.  

Al tener la oportunidad, los docentes pidieron ayuda. Una comisión de la Policía regional se acercó a la institución para atender la denuncia. También se notificó a los padres y representantes, quienes se acercaron nerviosos a buscar a sus hijos.

Más noticias

  • Muere pareja de comerciante acribillado en la Falcón-Zulia

    12:00am

    Jorge Paz Bracho falleció de forma inmediata. Sabuesos de la Policía científica investiga la presunta relación que el comerciante guarda con bandas que operan en Los Puertos de Altagracia

  • Matan a sargento para robarle su arma

    12:00am

    El careo ocurrió en el sector Las Yaguasas, cerca donde ocurrió el crimen del sargento. Ferwind David Bastidas Valbuena, de 32 años, sargento primero de la GNB, intentó defenderse de varios maleantes y recibió un disparo en el ojo izquierdo que le provocó la muerte 

  • Aparecen pescadores tiroteados y con las manos mutiladas

    12:00am

    Kelvin José Rivero Gutiérrez, de 21 años, y Jonathan Bermúdez Zerpa, de 27 años estaban desaparecidos  desde la mañana del pasado martes. Habían salido de Santa Rita con destino a Los Puertos de Altagracia

Comentarios
© 2015, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com o noticias@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama