Juan Guaidó espera estar el 6 de enero en Miraflores

Agencias / Maracaibo, Zulia / [email protected]
El líder opositor estima que la transición debe ser antes del 6 de diciembre. Se están dando discusiones para presentar una ruta política ante la convocatoria electoral

(Foto: Agencias)

El presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, reconoce que el solo rechazo de la convocatoria a elecciones parlamentarias por parte del Consejo Nacional Electoral, no es suficiente y que se debe ejercer presión interna a través de la movilización.

En entrevista para Runrunes, Guaidó asegura que en los “próximos días” se le presentará al país un pacto de unidad nacional, con partidos políticos y sectores de la sociedad civil, aunque reconoce que no sabe cuál podría ser el detonante para empezar una transición política en el país.

El presidente no se niega a las elecciones, pero indica que se deben cumplir con condiciones mínimas para que sean unos comicios transparentes, libres y competitivos.

-En la sesión del 4 de agosto señaló que no solo basta con rechazar la convocatoria del CNE, ¿cuál sería la ruta política hacia el 6 de diciembre y el 5 de enero? 

Sí, creo que es evidente, rechazar la farsa que pretende la dictadura no es suficiente, hay que ejercer la mayoría, que implica movilizar. Afortunadamente unificamos los factores en torno a la no participación, a la defensa de la democracia, de la Constitución. 

En los próximos días estaremos haciendo una convocatoria al Gran Pacto Unitario, no solamente para incorporar a los partidos políticos, que ya suscribieron un acuerdo de no participación de manera unánime, sino también  a los sectores de la sociedad civil para poder canalizar el descontento, ejercer una opción de cambio y lograr la transición.

Para los venezolanos, el año que viene es un larguísimo plazo. El enfocarnos en el hoy y el ahora es lo correcto en este momento. Debemos entonces articular de esa manera.

¿Qué opciones tenemos? Hay muchas, la verdad. No solamente es la protesta, la movilización, demostrar descontento, sino por ejemplo, ejemplificar lo que es el gobierno de emergencia nacional.

Poder resaltar las bondades de una transición real, del levantamiento de sanciones que presentara el Departamento de Estado y fuera respaldado por países Europa, en respaldo inicialmente a lo que fue el intento de mediación del reino de Noruega.

Hay discusiones en construcción y por eso también esa convocatoria al Pacto unitario, a la movilización, a la consulta al pueblo de Venezuela. La posibilidad de representar la mayoría. Es parte de las discusiones en proceso.

Lo que sí queda claro es que la ofensiva política en defensa de los venezolanos, también tiene que venir acompañada de presión ciudadana.

-¿Cómo se puede movilizar a la gente en medio de una pandemia?

Hemos visto protestas en Estados Unidos, en el Líbano, Bielorrusia, con la peculiaridad que hoy en Venezuela no hay ni siquiera 300 respiradores.

Tenemos que cuidarnos el triple que en cualquier otro país, porque el único mecanismo que tenemos es la prevención. Habrá que tomar en cuenta esto para el distanciamiento social. Pero no podemos nosotros debatirnos entre morir por la Covid-19 o morir a causa de la dictadura, que es la principal fuente de todo lo males en Venezuela en este momento. 

Entendiendo ese contexto y por ese esfuerzo tan complejo para los venezolanos, vamos también a innovar. Toca reinventarse con los mecanismos que existen, porque tampoco vamos a inventar mecanismos de ejercicio de mayorías, de protesta. El hecho es ejercerlos en este contexto, bien adverso.

-Sobre la propuesta del exprocurador José Ignacio Hernández de extender o prorrogar el mandato de la actual Asamblea Nacional. ¿Usted estaría de acuerdo? ¿Es viable esa opción?

Lo que no va a existir es vacío de poder, es lo que le puedo garantizar al pueblo de Venezuela. Mecanismos hay varios y tenemos a disposición el ejercicio de la Constitución. Hay jurisprudencia de eso en el pasado en algunos otros  cargos, de gobernadores, de concejales. Además tenemos legitimidad interna y a nivel internacional.

Hoy no está planteado un proceso electoral en Venezuela, sino un fraude. Está secuestrado el Consejo Nacional Electoral, el TSJ y el Ejecutivo Nacional. Estamos luchando contra una dictadura brutal y estúpida, haciendo referencia, a un artículo de la revista Forbes, que creo que caracterizaba muy bien a Maduro. 

Brutal porque mantiene más de 400 presos políticos, ha generado la crisis humanitaria más grande en el continente. La segunda crisis de refugiados más grande del planeta, pero a la vez destruyó el campo petrolero que era su fuente principal de financiamiento.

Tenemos mecanismos constitucionales para ejercer nuestro mandato , que es lograr una transición, como dice el artículo 233 y tener elecciones presidenciales realmente libres. 

"Tenemos mecanismos constitucionales para ejercer nuestro mandato , que es lograr una transición, como dice el artículo 233 y tener elecciones presidenciales realmente libres".

La tarjeta de UNT está habilitada para votar y no ha sido intervenida por el TSJ, ¿dentro de sus conversaciones no consideraron la posibilidad de participar con ese partido? 

Condiciones electorales transparentes, democráticas, libres e independientes, vamos a tener en democracia, hoy estamos en una dictadura y para convertir un hecho electoral en una posible solución política en Venezuela hacen falta unos elementos mínimos.

Aun si tuviéramos una tarjeta, no teníamos cómo inscribir candidatos. Es decir, los principales líderes de todos los partidos a nivel nacional están inhabilitados, presos o en el exilio.

Leopoldo López, María Corina Machado, Henrique Capriles, Julio Borges, Tomás Guanipa, José Manuel Olivares, Carlos Paparoni, Miguel Pizarro, Freddy Guevara, Juan Andrés Mejía, Juan Requesens, Juan Guaidó, etcétera.

Es decir, si bien hay muchos otros liderazgos en Venezuela, creo que es evidente que muchos de los que te acabo de mencionar, son legítimos líderes en sus estados, a nivel nacional o en sus partidos. 

El tema de poder elegir y ser elegido es importante, porque hay cinco millones de personas en el exterior que de cara a una elección presidencial quisieran participar y tienen el derecho a hacerlo, eso es un elemento central.

Lo segundo, no es un partido político, es libertad de participación. Lo tercero tiene que ver con un cronograma electoral. No es la elección que le dé la gana la dictadura, es que hay unas presidenciales pendientes y deben ser elecciones presidenciales y parlamentarias. 

Lo que resuelve el problema en Venezuela es la salida de Maduro, es una elección presidencial. El Parlamento lo ganamos en buena lid en el 2015 y lo que hicieron fue destruirlo. Eso no representa en sí mismo la posibilidad potencial de cambio. Debemos salir de Maduro. Debe cesar la usurpación, debemos tener una elección libre, con un árbitro independiente, que es el cuarto elemento. 

Un árbitro que tenga la mínima legitimidad para que todos digamos bueno, esto puede contar los votos. Y ojo, en el 2015 le arrebatamos el Parlamento a la dictadura. No tenemos miedo a participar en una elección.

Sabemos ganar elecciones con condiciones mínimas competitivas. Te lo dice alguien que ganó por un circuito que era imposible, en el estado más chavista de Venezuela, en Vargas. Yo gané ese circuito, yo construí mayoría junto con muchos otros venezolanos en ese estado, trabajando muy duro.

Hay otro factor que es la observación internacional, que solamente está dispuesta a participar en Venezuela, si todos los sectores están dispuestos a participar de cara a un proceso de medición real que conduzca a una solución, a la crisis humanitaria. 

-Sobre el árbitro electoral, el diputado Ángel Medina indicó que el Comité de Postulaciones seguirá activo, aunque esperan el mandato de la plenaria de la AN. ¿Se procederá a nombrar nuevos rectores o se dejará ese espacio abierto para una posible negociación con el chavismo?

Eso es una puerta de salida, es una puerta de solución a la crisis.Tienen el mandato de designar rectores. Lo que designó el TSJ es un teatro, porque es simplemente una imposición que nadie reconoce. 

Hay que derrotarlo construyendo una salida real al conflicto que vive Venezuela, que va a requerir del concierto de la Fuerza Armada, que va a requerir de la comunidad internacional, que va a necesitar de la presión y la movilización interna, que va a necesitar de unos acuerdos mínimos para construir una salida real.

Cinco condiciones sencillas que estamos exigiendo, derecho a elegir y ser elegido, partidos con sus legítimos dueños, sin presos políticos, observación internacional y cronograma electoral. Muy sencillo. Eso tiene apoyo de Estados Unidos, la Unión Europea, la Organización de Estados Unidos y el Grupo de Lima. 

La dictadura quiere hablar de levantamiento de sanciones, bueno cómo no, ahí hay un framework presentado. Maduro se tiene que ir, tenemos que nombrar el CNE y ahí están las herramientas.

Ahora no nos chupamos el dedo. Estamos ante una dictadura, lo cual lo hace peligroso, porque responden de la manera que están respondiendo con la toma de la casa de AD, una cosa sin sentido.

Responden con la detención de Nicmer Evans, con el asesinato del Capitán Acosta Arévalo, con la persecución de los militares. Ya la dictadura no tiene respuesta  en ninguno de los elementos de la vida pública de los venezolanos, ni siquiera para poder levantar o mantener la producción petrolera, que no solo es el sustento de los venezolanos, sino el sustento mismo de la dictadura.

Comunicación abierta

-¿El gobierno interino tiene conexión con miembros de la Fuerza Armada en este momento?

Siempre ha habido comunicación, eso puedo decirlo con absoluta tranquilidad. Se vio de la manera más dura con Cristopher Figuera cuando se puso, digamos, del lado de la Constitución, que por cierto, se le levantaron sus sanciones y hoy vive en Estados Unidos. A diferencia de otros que están esperando justicia y va a haber justicia.

Cuando hablamos de garantías, lo decimos de verdad, que podemos construir las garantías para todos los sectores, para construir una transición.

Maduro de nuevo está derrotado. Lamentablemente ha arrastrado a Venezuela a una crisis sin precedentes en nuestra historia republicana. Es labor de todos los venezolanos, del gobierno encargado, de la Asamblea Nacional, de la dirigencia de la alternativa democrática, incluso de los que hacen oposición a un lado y otro, construir una opción de salida urgente en este momento de la crisis en Venezuela.

Es labor de todos los venezolanos, del gobierno encargado, de la Asamblea Nacional, de la dirigencia de la alternativa democrática, incluso de los que hacen oposición a un lado y otro, construir una opción de salida urgente en este momento de la crisis en Venezuela.

-¿Ha tenido acercamiento real con otros dirigentes como Capriles, María Corina, Ledezma o incluso con miembros de la mesa de diálogo? 

Hay que diferenciar primero, creo que colaborar con ese proceso fraudulento de diciembre, más allá de que sea necesario un proceso electoral en Venezuela, es colaborar con la dictadura, eso hay que decirlo muy claramente.

No hay forma de colaborar con la dictadura sin ser parte de ella. Lo veíamos con lo sucedido en Acción Democrática. Creo que aliarse con colectivos, con las FAES, utilizar las mismas técnicas, por la cual incluso han asesinado a nuestros jóvenes, protestando años anteriores, es un sin sentido. 

Distinto el esfuerzo que tenemos que hacer por unificar a todas las personalidades del país. Aquí hago una salvedad, todos los partidos están absolutamente alineados y la mayoría del Parlamento.

Creo que hay muy buenas intenciones de muchas personalidades, pero es menester, sin duda, agruparnos en torno a una idea que compartimos, que es la transición, el cambio político. Que se produzcan elecciones libres: presidenciales y  parlamentarias.

El gran debate existe y la pregunta es cómo llegar allá, No es una situación que se decreta y no se trata  de implementar un artículo o simplemente de buena fe. 

Tenemos las mejores intenciones en Venezuela. Pero solamente lo vamos a lograr unificados y movilizados. Todas las ideas que tengan todos los dirigentes, las vamos a escuchar y las vamos a discutir. Mantengo comunicación con todos los líderes del país y todos los partidos también.

-¿Y qué les diría a aquellos que sostienen que este es el peor momento de la oposición en muchos años?

Bueno, no es el peor momento de la oposición, es el peor momento del país en 200 años, pero si lo reducimos a un sector, es el peor momento de la dictadura. Están aislados, solos, sin capacidad operativa.

No pueden mantener ni siquiera la burocracia de la dictadura. Están sancionados, es decir, creo que sería reducir y tratar de menoscabar un proceso, que es el único que tiene legitimidad, representatividad, que sigue manteniendo el respaldo popular mayoritario con respecto a cualquier otro liderazgo en el país e internacionalmente.

La verdad es que estamos atravesando la situación más trágica, palmo a palmo, indicador a indicador en 200 años de historia republicana.  Migración forzosa, presos políticos, emergencia humanitaria compleja, destrucción de la economía en 65-70% en los últimos seis años. Estamos produciendo la misma cantidad de petróleo que hace 100 años. Estamos cocinando con leña como hace 100 años.

Por supuesto que hay un desgaste del proceso político que estamos llevando, económico, personal, de todo lo que estamos aquí. Eso es evidente.

A pesar de los ataques de la dictadura constante, esas 27 organizaciones, logramos aglutinarlas y articularlas para que no convalidaran un fraude. Vamos a presentar en los próximos días el pacto unitario,  vamos a hacer grandes convocatorias a nivel nacional, vamos a ver respuesta a nivel internacional del acompañamiento, este viernes precisamente, y en los próximos días de acciones que vamos a tomar. 

Puedo entender perfectamente la frustración que sentimos, la ansiedad que tenemos por el futuro y que tenemos que generar certezas en el presente. Estamos trabajando muy duro en eso.

-También hay dirigentes que señalan a Leopoldo López como una piedra de tranca de muchos movimientos estratégicos del Gobierno interino. ¿Cuánto influye López en sus acciones y en sus decisiones?

Perdón por la metáfora que voy a utilizar, pero es como cuando sale mal algo y buscamos culpables en todos lados. En este caso hay algunos señalados de costumbre. Leopoldo López tiene seis años preso, sería difícil señalar de los errores de la oposición, del gobierno encargado, incluso míos a una persona que tiene seis años preso  

Uno de mis grandes esfuerzos e incluso un logro ha sido mantener la mayor unión posible de todos los factores, no solamente políticos, gremiales, sindicales, empresariales, de las distintas iglesias que hacen vida en Venezuela, además de la comunidad internacional. 

Tenemos el respaldo y la coalición de partidos de países más grandes en respaldo a una causa.

Señalar a una persona, sea quién sea, Leopoldo López, Henrique, Capriles, María Corina Machado, Julio Borges, Manuel Rosales, Henry Ramos o todos a la vez, creo que sería evadir la responsabilidad que tenemos todos los venezolanos, que tengo yo en primera persona en conducir este proceso como presidente del Parlamento, el presidente encargado de Venezuela. 

Yo no soy de repartir culpa, soy de asumir responsabilidades y por eso creo que hoy estoy en el rol que estoy, donde me toca la principal responsabilidad. 

Uno de mis grandes esfuerzos e incluso un logro ha sido mantener la mayor unión posible de todos los factores, no solamente políticos, gremiales, sindicales, empresariales, de las distintas iglesias que hacen vida en Venezuela, además de la comunidad internacional. 

El presente y futuro 

-Le pido un balance sobre el Gobierno interino y los objetivos que se trazó a inicios de 2019. ¿Cómo siente que se han manejado las expectativas de cambio y los plazos?

Hay dos formas de verlo. La propuesta de cambio es una: que se vaya Maduro. Eso no solamente es del Gobierno interino, sino desde el 5 de enero de 2016, cuando tomamos posesión del Parlamento de manera mayoritaria. Ahora, de manera más específica de cara a lo que ha sido este proceso de este año y medio, lo primero es que el mundo rechazó y aisló a Maduro.

Eso fue una construcción. Hasta hace poco no era de esa manera. Hemos impedido que utilicen o se sigan robando los recursos de Venezuela y los activos para trabajar en la reconstrucción del país. Hemos logrado coalisionar a todos los partidos y a los países en torno a la presión a la dictadura. 

Hemos logrado además, a pesar de que no es suficiente, el ingreso y respaldo en materia humanitaria a Venezuela y a los venezolanos, tanto dentro como fuera del país. 

A nivel diplomático, hemos recibido reconocimiento absoluto de la OEA, el haber activado el proceso del TIAR en junio del 2019. Si bien tienen sus tiempos y no son tan rápidos como quisiéramos, ha venido acompañado de la denuncia sistemática a todos los corruptos que han saqueado la nación. 

Está el caso de Alejandro Andrade, hoy preso; Roberto Rincón, hoy preso. Algunos otros que están en el proceso de extradición, que esperamos se haga justicia.

La misma denuncia a Maduro por narcotráfico y terrorismo. El operativo antinarcóticos en el Mar Caribe y contra el narcotráfico como fuente financiadora de Maduro y su entorno. También lograr caracterizar el oro ilegal como oro de sangre.

Ahora estamos en deuda y estoy, en primera persona, con Venezuela, porque lo único que nos va a salvar, nos va a hacer recuperar nuestro país, es salir de la dictadura. Eso es tarea pendiente, porque es un proceso.

La transición no se decreta, hemos estado construyendo capacidades y hoy a nivel de poder relativo, digo relativo porque si bien hoy Maduro sigue secuestrando a los organismos represivos de la dictadura, no tiene ningún tipo de respaldo popular, no tiene ningún tipo de reconocimiento internacional.

Pero las variables claves siguen siendo poder unificarnos y movilizar. ¿Cuál va a ser el detonante o la acción que termine de lograr la transición? Esa respuesta no la puedo precisar en este momento. Pero estamos trabajando en todas esas variables.

-A principios de abril hizo el anuncio del bono Héroes de la Salud. Luego, el equipo encargado de gestionar el plan indicó que esperaban que a principios de junio se hiciera el primer pago. Sin embargo, estamos ya casi en la primera quincena de agosto y ese primer pago no se ha ejecutado. ¿Hay alguna fecha prevista?

En cualquier momento, ya estamos esperando el último proceso, digamos, administrativo, que es la aprobación de una licencia de la Oficina de Control de Activos de los Estados (OFAC) que debe autorizar, producto de la situación y la vulnerabilidad institucional de Venezuela.

Vale acotar dos cosas con esto: logramos una primera licencia que fue la transferencia directa a la Organización Panamericana de la Salud y la Cruz Roja Internacional. Es la primera vez en la historia que logramos recursos protegidos o recuperados de la corrupción, para poder invertirlos en el país mientras está todavía la dictadura. Para esto tuvimos que superar muchos obstáculos.

La aprobación del aumento del presupuesto, la creación de la Administración ad hoc del Banco Central, el Contralor, la Junta Administradora. Entre otras cosas. Luego con nuestra contraparte en Estados Unidos, poder validar todos estos pasos y que fuera de inmediata aplicación. 

Lo mismo estamos haciendo con el caso de bonos de la salud, con una complejidad mayor, porque para la OPS y la Cruz Roja Internacional, eran dos transferencias y a pesar de que fue un tema burocrático, esta vez son 70 mil.

Ese dinero no puede caer en manos de la dictadura, entonces no puede pasar por el sistema bancario. Es parte de los bloqueos que hemos superado y esperamos que en cualquier momento cada uno de los beneficiarios pueda registrar su Wallet, que es el mecanismo de pago, que va a ser a través de moneda virtual y puedan recibir su beneficio directamente. 

Estamos angustiados porque sabemos lo urgente y necesario que es este dinero para cada uno de estos héroes de la salud, que hoy están llevando la peor parte, sin duda alguna por la pandemia. En Venezuela tenemos la tasa de mortalidad más alta del mundo en el sector salud, lo cual en sí mismo ya es una tragedia.

 -¿Cómo se ve usted el 6 de enero de 2021?

Nosotros esperamos que en Miraflores, en una transición y logrando pronto una elección presidencial y parlamentaria.

Aquí la lucha es esa. Yo lo he dicho varias veces e incluso he puesto a disposición mi cargo para poder lograr la transición. Lo dije cuando cuando hicimos la propuesta del gobierno de emergencia nacional. Yo no estoy aquí para ocupar una silla, estoy aquí para hacer mi tarea, para vivir con dignidad, para que los venezolanos recuperemos nuestra libertad y nuestra democracia.

Lo que sí puedo decir es que en mis roles anteriores siempre he cumplido con mi tarea. Por eso hoy soy el presidente encargado, como jefe de fracción, como presidente de la Comisión de Contraloría, como parlamentario, como jefe de organización de un partido.  

Esta vez no será diferente, vamos a cumplir con la tarea y lo haremos bien. Desde el movimiento estudiantil, no hemos parado de trabajar un día por nuestro país y no será distinto ahora. 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones, descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/diariolaverdad y dale click a +Unirme. Además, sigue nuestro perfil en Instagram @diariolaverdad y Facebook  y Twitter @laverdadweb.

 

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: [email protected] , [email protected] o [email protected]
Desarrollado por Miguel Guadarrama