publicidad

Rafaela Requesens: “Juan es una ficha de negociación”

Alexander Arteaga / diariolaverdadweb@gmail.com
La hermana del diputado Juan Requesens estuvo en Zulia para apoyar la lucha juvenil de los estudiantes universitarios. Habló de su trabajo y de su lucha en defensa, no solo de la libertad de su hermano, sino "de todos los presos políticos de Venezuela"

Foto: María Fuenmayor

Es politóloga, fue presidenta del Centro de Estudiantes de la Universidad Central de Venezuela y fue una de las representantes de la lucha en las protestas antigubernamentales de 2017. Es hermana de Juan Requesens, diputado de la Asamblea Nacional, preso hace un año en la sede del Sebin, en el Helicoide y con esa bandera de lucha recorre el país para levantar la voz a favor de su hermano, de los jóvenes y de los presos políticos del país.

Estuvo de visita en La Verdad y narró sus experiencias y los recorridos que hace para articular y organizar los movimientos estudiantiles universitarios de Venezuela.

- ¿En qué estatus se encuentra la situación de su hermano Juan Requesens?  

- ¿El estatus jurídico? Se supone que deberíamos entrar en la fase de juicio, pero no han dado ninguna información de inicio y debemos estar claros que estos procesos son así, que no van a dar respuestas, que pueden durar años. 

En cuanto a las condiciones en las que se encuentra en el Helicoide, han mejorado. Se le permite las visitas, puede llamar cada cierto tiempo desde un teléfono CANTV, sus hijos lo pueden ver dos veces a la semana, mi mamá le lleva diariamente comida y medicamentos. Las condiciones mejoraron no solo para él sino para el resto de los que están allí, pero se le siguen violando sus derechos humanos, fundamentales y su inmunidad parlamentaria, porque Juan sigue siendo diputado. 

Juan está muy fuerte, obviamente estos meses han sido muy duros y ese mensaje de cambio, de lucha y de negarse a rendirse, que fue la frase que dijo el día que lo secuestraron sigue intacta no solo en Caracas, sino a nivel nacional. 

Venezuela ha demostrado muchísimo apoyo en esta lucha por Juan, es algo que a mí me llena muchísimo porque, no solo es por él, sino que también los venezolanos buscan alzar la voz por quienes hoy no pueden alzarla y no son reconocidos.

Mi hermano tiene la dicha de ser diputado, de que me tiene a mí recorriendo el país en su nombre. Él me ha dejado claro que esta lucha no puede ser solo por él, sino por todos los venezolanos que son víctimas de este régimen. 

- ¿Cuándo fue la última vez que vio a su hermano y qué recuerda de esa visita?

- Lo vi hace como un mes. La visita, a veces es compartida en un espacio donde están todos los recluidos, secuestrados, que son presos políticos.

Recuerdo que nos inspiró fuerzas. Uno sale con mucha más fuerza después de esas conversaciones, siempre recordándonos que no olvidemos que hay una crisis que no se puede normalizar, que uno tiene que salir, que uno tiene que alzar la voz, que nos tenemos que cuidar, pero que no podemos callarnos. Que la crítica es fundamental siempre y cuando venga de la mano de la propuesta. Si tenemos una crítica a la dirigencia hay que hacerla, que la unidad es fundamental para esta lucha.

 

- ¿Qué piensa su hermano de las reuniones entre Gobierno y oposición? 

- No he hablado con él sobre ese tema específico, pero sí está al tanto, está informado. Como semanalmente tiene visitas y adentro también entre ellos se comunican de lo que está sucediendo. Siempre me dice que recuerde que en la política hay muchas opciones sobre la mesa, porque son herramientas para salir de esta realidad, pero que hay que pensar con cabeza fría cuál es la opción que mejor se adapta a la realidad venezolana.

- ¿Hay una esperanza próxima de una medida que le otorgue la libertad?

- Para mí, creo que depende mucho del cese de la usurpación, Juan es una ficha de negociación como lo son todos los presos políticos. Si hubiesen querido aplicar alguna medida cautelar lo hubiesen hecho cuando se hizo la última audiencia preliminar. Aun cuando la defensa presentó todas las pruebas de que Juan no era culpable, aun con un expediente de 300 páginas en donde media hoja habla sobre Juan y menciona Twist, no tienen cómo involucrarlo en el supuesto magnicidio, a pesar de que ellos mismos saben que es inocente, esto es un caso político. Ellos, a los casos políticos, los utilizan como fichas de negociación.

- ¿Se ha reunido con Juan Guaidó? 

- Sí, en su momento me reuní con Guaidó.

- ¿Qué le ha dicho sobre su hermano?  

- Medianamente mantengo comunicación con él. Dice que hay que seguir luchando, que no es fácil, que así como mi hermano hay más de 800 personas a nivel nacional en su misma situación, así como él hay muchos que están en el exilio, resguardados en embajadas, que tenemos el apoyo de él y de la Asamblea Nacional; que hay que seguir denunciando, pero uno entiende a quiénes nos estamos enfrentando y cómo se lleva esta lucha. 

- ¿A quiénes se están enfrentando ustedes?

- A un régimen que asesina, que tortura, que está involucrado en narcotráfico, en los negocios más oscuros, lo digo con toda franqueza aunque esto puede ser consecuencia para los que estamos haciendo política, a quienes no solo nos afecta políticamente y pensamos distinto, sino a los de sus propias filas también les pasan por encima, a esa gente es que nosotros nos estamos enfrentando.

Hoy en día nos enfrentamos a personas que no están haciendo política, sino a personas que siguen allí por el poder, por el dinero, que son corruptos. Harán lo que tengan que hacer para mantenerse en el poder. 

Vino la alta comisionada para los Derechos Humanos (DDHH) Michelle Bachelet y en su informe demostró que aquí sí había una violación sistemática de los derechos humanos y ella, que es del grupo amigos de Maduro y de este régimen, habló claro y ahora dicen que ella es una cooperante del imperio.

- ¿Cómo controla la ira en toda esta lucha al ver a su hermano en esta situación?

- Uno no se puede parecer a ellos, si bien a uno le da mucha tristeza, mucha rabia, lo que están viviendo los venezolanos, uno también es parte de la crisis. Cada uno tiene su realidad, pero siempre queda claro que hay personas que están en peores condiciones que nosotros. Yo creo que eso es suficiente para no llenarse de rabia y tirar la toalla. Por ejemplo en el Zulia, con el tema climático y de electricidad, en su medida son peores de las que vivimos en Caracas que tenemos crisis a nuestra manera.

Si uno entra en la rabia, en la desesperación y en esos conflictos, nos vamos a parecer a ellos con todos esos sentimientos negativos y cuando esto cambie, no tendremos "chavismo", pero estaremos nosotros imitando lo mismo que ellos imitaron que a través de la rabia y el rencor están hoy por todos lados esos sentimientos negativos.

- ¿Qué negociaría por la libertad de su hermano?

- Nada. Juan me dijo que no se puede negociar con ellos, él está allí y está dispuesto a los años y el tiempo que sea necesario por la libertad, pero no negociaría nada. Creo que no tendría que hablar nada con ellos en cuanto el caso de mi hermano, más que decirle que la braga naranja que hoy tiene puesta, la tendrán puesta el día de mañana cuando la justicia llegue a Venezuela.

- ¿Cuál es su posición con referencia a las personas que han dejado de creer en la oposición?

Cada quien tiene su manera de pensar. Cada quien tiene el derecho y la libertad de apoyar, lo único que uno exige como generación, como juventud, como movimiento estudiantil, es que tiene que haber tolerancia y entendimiento entre las partes. Si yo creo que la salida es que la mesa tiene que ser negra y otros blanca, está bien, es su manera de pensar, yo no puedo desprestigiar esa manera de lucha que tienen. Creo que las personas tienen que entender que se cometen errores, que hay que ser muy críticos, que hay que señalar las cosas que se hacen mal, que con las visceralidades no se llega a ningún lado y que cada quien crea lo que tenga que creer siempre que sea con criterio, con valores y principios, que no caigamos en las cosas que hoy estamos criticando.

De la mano de los estudiantes

A Requesens la acompañaron líderes estudiantiles de la Universidad Metropolitana de Caracas y de la Universidad Simón Bolívar. Los jóvenes Anna Ferreira y Braulio Chávez manifestaron que es necesario que exista una representación estudiantil.

El hecho de que hayan sentencias por parte del Tribunal Supremo de Justicia para que no hayan elecciones en las universidades, habla de que son políticas del Gobierno, que evita que se organicen estas federaciones estudiantiles para cambiar lo que se tenga que cambiar dentro de la universidad, precisan los jóvenes. 

“El Gobierno está jugando a desmotivar, a desmoralizar y destruir las políticas estudiantiles. Si no se tienen elecciones es imposible legitimar liderazgos, entonces terminan habiendo muchos roces innecesarios. Justamente tuvimos una reunión con las autoridades de la Universidad del Zulia. Apoyamos la opción de renovación de cargos, nuevas vocerías en todas las universidades”.

Contaron que las universidades tienen “espacios físicos deteriorados por completo, más aún en las que los estudiantes no están organizados como federación o donde no existe dirigencia de los mismos”.

La hermana del diputado Juan Requesens también habló de la universidad como institución. 

- ¿Cuál es el diagnóstico que se lleva después de haber recorrido la Universidad del Zulia?

- Lo que uno se lleva es que los estudiantes de la Universidad del Zulia y en general los zulianos, tienen una fuerza increíble. A pesar de las situaciones siguen asistiendo a clases sin importar las condiciones del clima, que es bastante caluroso, con salones que no están disponibles o que no tienen las condiciones para ver clases, lo hacen en una plaza, debajo de una mata. El profesor sigue dando clases aun cuando en un laboratorio debe estar lleno de microscopios para estudiar el tejido, no hay estos microscopios, lo hacen con láminas de video beam o dibujos.

Los estudiantes siguen apostando a la lucha, creo que este es uno de los estados más organizados que ha habido, donde los estudiantes entendieron que en conjunto pueden salir adelante con trabajo mancomunado, a pesar de ideologías y militancias de partidos políticos del movimientos estudiantiles autónomos tienen que unirse para salir adelante.

- ¿Cuál es la universidad del país que tiene peores condiciones?

- Para mí, es la Universidad de Oriente, especialmente el núcleo UDO Anzoátegui. Aun cuando en Falcón visitamos varias y muchas están en una situación deplorable que ni yo me lo imaginaba. Yo vengo de una universidad pública como la UCV, que es una universidad que la crisis la arropó completamente, que a pesar de eso, no cuentan con baños en las sedes, porque tiene años cerrados, a pesar de eso el estudiante sigue apostando a su formación, apostando a la academia, al debate, a la lucha. Lo importante es que la universidad sigue de pie aun cuando el régimen sigue golpeándola diariamente.

 

Más noticias

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama