Diario La Verdad

publicidad

Bomberos de LUZ, orgullo institucional

Marlene Primera Galué / Secretaria de LUZ /opinion@secretaria.luz.edu.ve
Un merecido reconocimiento a estos garantes de la vida y la seguridad en nuestra institución, a quienes agradecemos por contribuir a la excelencia universitaria

En una casa de estudios como la Universidad del Zulia, en la que conviven personas de distintas edades, es fundamental contar con brigadas encargadas de resguardar a sus miembros e instalaciones ante accidentes y siniestros que se registren. Para ello, fue creado el Departamento de Bomberos de la Universidad del Zulia, dependencia que nació precisamente un 1 de octubre, en conmemoración de la Reapertura de LUZ.

Desde entonces, los bomberos universitarios simbolizan la excelencia, solidaridad, liderazgo y responsabilidad de nuestra casa de estudios, al trabajar  con el objetivo de propiciar una institución más segura.

La valentía, disciplina y el carácter voluntario son valores que les enaltecen, por ello, es necesario reconocer el aporte que hacen a LUZ  estos hombres y mujeres, quienes están dispuestos a arriesgar sus vidas para salvar otras. Esto representa un verdadero acto de amor al prójimo, además de su abnegación, disposición para trabajar en equipo y solidaridad.

Por otra parte, es necesario enfatizar que resulta positiva la labor que desarrollan como  portavoces de mensajes que promuevan la seguridad, así como la prevención de accidentes y la participación que tienen en los programas de formación en materia de desastres o siniestros en LUZ.

Sin duda, es un trabajo importante el que realizan. Su formación es constante y ejercen esta noble carrera con vocación y mística. 

Un merecido reconocimiento a estos garantes de la vida y la seguridad en nuestra institución, a quienes agradecemos por contribuir a la excelencia universitaria.  

Comentarios
© 2015, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com o noticias@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama