Diario La Verdad

El Estado mágico

Por Jorge Sánchez Meleán / Economista / sanchezmelean@hotmail.com

Hemos concebido al Estado como un brujo magnánimo, capaz de alcanzar el milagro del   progreso, aunque tenga que sacarlo de   un sombrero, como cualquier prestidigitador

Viernes, 22 Noviembre 2013 00:00

617 CLICS

Desde la aparición del petróleo, en Venezuela se ha constituido un Estado providencial, muy apartado de nuestra realidad. Hemos concebido al Estado como un brujo magnánimo, capaz de alcanzar el milagro del   progreso, aunque tenga que sacarlo de   un sombrero, como cualquier prestidigitador. Este Estado, al que el notable investigador venezolano Fernando Coronil denominó mágico, ha tenido cuatro hitos en su proceso de formación: los gobiernos de J.V. Gómez, Marcos Pérez Jiménez, el primero de Carlos Andrés Pérez y los catorce años de Hugo Chávez, vivo o muerto. En todos ellos, el ingreso petrolero ha tenido un descomunal incremento. Aunque hagamos diferencias entre dictaduras y democracia, o cuarta y quinta republica, es innegable, la continuidad en la evolución de ese Estado. Desde su conformación como petro-estado en la década de los treinta del siglo pasado hasta hoy, ha tenido un denominador común. Gracias al petróleo ese Estado se convierte en “agente independiente capaz de imponer su dominio sobre la sociedad”. Desde los días del “Nuevo Ideal Nacional”, pasando por la “”Gran Venezuela”, hasta llegar a concebir a Venezuela como un “país potencia petrolera”, se ha impuesto una lógica rentista, con un   modelo de Estado vertical y centralizado, muchas veces incompatible con la democracia y el respeto a los derechos de la naturaleza. Hoy Venezuela es mas rentista que nunca. Como ayer según el discurso oficial, es ese Estado el que tiene la capacidad de llevar a la sociedad venezolana hacia el “progreso y la abundancia”. Actualmente asociamos al mito del Socialismo del siglo XXI con mas Estado. Nuestra razón de Estado sigue siendo la identificación de este, con la nación, con el pueblo, con el bien común. Por ello, solo él concentra todas las iniciativas y decisiones. De allí, que la única revolución del presente sea la profundización del rentismo y el papel del Estado como gran decisor y redistribuidor de la renta. Es ese Estado Mágico, cuyo primer mago fue J.V   Gómez y el último Chávez (con su aprendiz de mago o brujo en el poder) el que hoy pretende sacar de su sombrero de prestidigitador, la solución de los graves problemas de la economía, en tiempos decembrinos y electorales.   El que pretende llevarnos al progreso y la abundancia, utilizando el poder del petro-estado de manera demagógica, sin emprender con visión de siglo XXI los cambios de fondo que requiere la estructura productiva y distributiva de la Venezuela del presente. De ese sombrero salen hoy panes y televisores, pero mañana nos espera el hambre y la oscuridad.   

 

Imprimir

Email

Compartir

 

 

 

 

 

 

Portada del día
Otras publicaciones en línea
  • Especial Maracaibo
  • Estampas
  • Bienes raíces
  • Turismo

 

 

 

© 2012, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com o noticias@laverdad.com

Diseñado por