publicidad


El engendro satánico de Sao Paulo

Joise Morillo / Licenciado en Filosofía / Kao_joise@hotmail.com
El engendro es un pastor de ovejas negras, dizque asediadas por -el imperio- lobos feroces, cuya doctrina no contempla ninguna religión

La forma como el castrismo su geo-economía, relación e injerencia política con países dizques amigos -del castrismo. Pero no, del castrismo para ellos- no tiene nada que envidiarle a desenvolvimiento del satánico Damián (La Profecía 1976), excepto; el tatuaje. Pulula como la peste en el lumpen del subdesarrollo latinoamericano. Tiene un engendro, o varios, uno en cada país donde radican sus pezuñas.

El engendro es un pastor de ovejas negras, dizque asediadas por -el imperio- lobos feroces, cuya doctrina no contempla ninguna religión, sino una secta; en donde, él no es un sumo sacerdote, sino un cancerbero de un presídium diabólico, los Castro de Cuba. Su espíritu se regodea en la perversidad, de lo cual tal que orate, es víctima de sí mismo ante la objetividad de la alteridad. Luego, no vacila en demostrar la venganza como justicia, derivada de un rencor y un resentimiento parricida, que sufre quien menos le merece -síndrome de Estocolmo- su pueblo. Su ser tiene el peor de los estigmas: un discurso falaz e hipócrita, con lo cual engaña al mundo y a su pueblo. A este último por su -mal cultivada y adoctrinada- enajenada idiosincrasia, le convierte en cómplice pasivo. Morbosamente, contra ellos, el engendro lo disfruta. Su misión u objeto es acabar con la democracia en Latinoamérica, su ente: la propaganda y el terror.

Es el Dionisos de Nietzsche e igual que el engendro del Diablo de Michelle Soavi (1992) su objetivo es invocar a las fuerzas del mal y provocar la llegada del Diablo a la Tierra. ¡Qué casualidad, la unión soviética desaparece un año antes de nacer el engendro (1991)! El espíritu del engendro muta a Sanguijuela o Chupacabras, le chupó la sangre a la URSS, a Angola, etc.,  ahora  a Venezuela, su protagonismo lo representa el socialismo S.XXI, vive mendingando, por egoísta y ególatra. Venezuela vivió felizmente vendiendo petróleo en el mundo con diferentes formas de comercio, USA, su principal cliente pagaba el producto Cash. Mientras, Cuba recibía el petróleo casi gratis, no periódicamente como ahora, sino por contratos pagaderos según su criterio, que llamaban deuda eterna. Ahora ¿qué pasa?, ¿será que: con tratos asimétricos, triangulan la venta y el dinero por venta del petróleo venezolano cae en otras manos, o sea las menos indicadas? ¿Por eso estamos como estamos?

 

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama