publicidad


La Unes y sus normas prohibitivas

Crisanto Gregorio León / Abogado y Escritor / crisantogleon@gmail.com
Muchas son las normas que persiguen adecentar el ingreso y permanencia de aspirantes y estudiantes dentro de la Unes

Las Normas de Convivencia de las y los Estudiantes de la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad (NCEUNES), además de perseguir, mantener el control, el orden y la disciplina intramuros y regular el perfil extramuros de sus estudiantes o discentes, constituyen una normativa en cuya obediencia obligatoria está interesado el prestigio de la propia institución. 

Muchas son las normas que persiguen adecentar el ingreso y permanencia de aspirantes y estudiantes dentro de la Unes, en cuyos hombros y reputación ha de sostenerse la seguridad ciudadana por el prestigio de sus egresados que son la imagen pública de la Unes.

Y con la filosofía de obtener lo mejor -egresados idóneos y sin máculas-, las normas de convivencia no pueden relajarse porque poseen una condición sui generis, que las hacen muy a la par de las normas de orden público.

En este sentido tenemos dentro de las NCEUNES, articulados que por su espíritu, propósito y razón aspiran gente sin máculas, sin manchas, sin desprestigio personal para no vulnerar su propio sentido de existir  y que no constituya una aberración en términos de contradecir su propia esencia.

Por ejemplo, un artículo que por cuya naturaleza es de prohibitivo ingreso y de prohibitivo egreso. En el sentido de que no deben ingresar a la Unes aspirantes ni egresar estudiantes  cuyas conductas se encuentren enmarcadas dentro de los supuestos por ella previstos. Y se trata del numeral tercero del artículo 70 de las normas que es taxativo.

"Artículo 70. El retiro de las estudiantes y los estudiantes de la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad, procederá de pleno derecho y sin necesidad de convocar al Consejo Disciplinario, por decisión de la directora o director del Centro de Formación en los siguientes casos: 3.- Que la estudiante o el estudiante esté o haya estado sometido a cualquier proceso penal o administrativo”.  

Dicho más claro, el aspirante a ingresar a la Unes y sus posibles egresados -si eso se descubriere posteriormente-, deben poseer una hoja de vida sin manchas y una conducta no controvertida.

No se quiere que la ciudadanía piense que intereses inconfesables permiten el ingreso y egreso de estudiantes que comprometan el prestigio y el honor de la Unes.

La condición de estudiante es incompatible con la circunstancia de sometimiento en presente o en pretérito a cualquier proceso penal o administrativo.   

La norma no exige culpabilidad ni se pronuncia sobre la responsabilidad del sub júdice; la norma solo exige que el estudiante no esté ni haya estado sometido a ningún proceso penal ni administrativo. La norma hace abstracción entonces de si él o la estudiante haya sido sancionado o exonerado de culpa o responsabilidad en algún proceso penal o administrativo. De modo que la filosofía que inspira la norma, su espíritu, propósito y razón es que quienes sean estudiantes de la UNES no se hayan visto envueltos o involucrados en situaciones procesales penales o administrativas que desdigan de su conducta o reputación, de tal manera que tengan un buen nombre o una buena referencia personal tanto como estudiantes Unes así como egresados Unes.

Se persigue con esta disposición que se ingresen y egresen de la Unes a mujeres y a hombres sin estigmas para que no desluzcan, ni nadie ponga en tela de juicio su honor  en las futuras tareas a desempeñar, para que nadie se fundamente en ello ni para desprestigiarlos, ni para doblegarles la voluntad cuando en el ejercicio de su deber cumplan con sus obligaciones y preponderantemente para que nadie pueda esgrimir que la Unes egresa gente con manchas y desacreditadas; quienes forman o  formarán parte de los cuerpos de seguridad del Estado.

En tal sentido, la inocencia o culpabilidad no es elemento a considerar aquí, sino el sometimiento a juicio penal y/o a procedimiento administrativo actual o pretérito. Circunstancia entendible dada la trascendencia de la actividad que pesará sobre los hombros del egresado Unes, a quienes les deben adornar un buen prestigio como profesionales de la seguridad ciudadana en la que está interesada el Estado como garante de la paz.  

Un estudiante o un aspirante a estudiante que se encuentre dentro de estos supuestos es un aviso que dice en grandes letras de neón PELIGRO.

Comentarios
© 2017, Diario La Verdad. Maracaibo. Venezuela C.A. RIF J-30540623-5. Términos Legales. Contáctenos via: web@laverdad.com , noticias@laverdad.com o ventas@laverdad.com
Desarrollado por Miguel Guadarrama